PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Conductas que te alejan del éxito

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
9 Dec 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿Te has preguntado por qué hay personas que tienen éxito y otras se resignan a llevar una vida que no les satisface? La respuesta está en la conducta y en la actitud que tenemos.

En primer lugar, vamos a definir qué entendemos por éxito, porque como otros muchos conceptos, al ser abstractos tienen significados diferentes para unas personas u otras. Para algunas implica ganar mucho dinero, para otras tener una gran familia o aprobar una oposición y tener un empleo estable con un sueldo grantizado a fin de mes.

Por tanto, lo primero que tienes que hacer es identificar que significa para TI tener éxito, sin estar pendiente de la aprobación o de lo que pensarán los demás. Conozco personas muy felices que no ganan un gran sueldo pero que trabajan en una ONG ayudando a personas en riego de exclusión social y para ellas el éxito reside en la autorealiazción y en la satisfacción que obtienen ayudando a los demás.

Por tanto, el éxito es algo subjetivo que está relacionado con la consecución de nuestros objetivos tanto personales como profesionales.

Bajo esta premisa, parecería que el éxito es algo fácil de consegur porque tiene relación con nuestros objetivos, con aquello que deseamos, con algo que nos ilusiona y que, en principio, nos motiva. Entonces ¿qué es lo que nos aleja del éxito?

Aunque parezca mentira, el principal enemigo de nuestro éxito somo nosotros mismos con nuestras conductas y nuestras actitudes. En más de una ocasión, ya he explicado que nuestros resultados dependen de lo que pensamos, sentimos y hacemos. Nosotros somos los primeros en autosabotearnos con las decisiones que vamos tomando en nuestro día a día.

¿Qué conductas te alejan del éxito?

Vamos a ver qué conductas tienes que evitar para poder alcanzar tu éxito tanto personal como profesional:

  • Perder el foco: Una vez identificados cuáles son los objetivos que quieres alcanzar, pon toda tu energía en ellos y no te distraigas con otras actividades o tareas. Por ejemplo, si quieres emprender tu negocio, céntrate en ello, fórmate en tu sector para ser el mejor profesional, traza un plan de empresa, establece acciones a realizar y plazos, haz networking... centra tu energía en ello y no te disperses poniéndote a estudiar para unas oposiciones.
  • Miedo al fracasoSupongo que has oído en más de una ocasión la frase "quien no arriesga, no gana" y es totalmente cierta. La vida está llena de desafío y de retos que tenemos que enfrentar y gestionar. No conozco a ninguna persona que haya llegado lejos en su carrera profesional sin caerse en más de una ocasión. La clave está en levantarse y seguir caminando, sabiendo que las equivocaciones y los fracasos forman parte del camino y que las tenemos que ver como lecciones y oprtunidades para crecer tanto a nivel personal como profesional.
  • Buscar la aprobación de los demás: ¿Cuántas veces has renunciado a tus sueños por el "qué dirán"? ¿Y cómo te has sentido? Seguro que había una parte de ti que sentía que te estabas traicionando. Nunca renuncies a tus objetivos por los miedos, opiniones, comentarios de los demás. Es tu vida y sólo tú tienes que vivirla.
  • Procrastinación y escaso compromiso con nosotros mismos: ¿Cuántas veces te has apuntado al gimansio super motivado y a la segunda semana te empiezas a decir "ya iré mañana porque hoy hace frío" y al día siguiente te dices que "el próximo día que hoy he quedado con una amiga" y así van pasando los días y tú siguen poniéndote excusas? Cuando procrastinamos, es porque realmente no estamos comprometidos con nosotros mismos, no nos hacemos responsables de nuestras vidas y vamos dejando que pase el tiempo sin implicarnos realmente en la consecución de nuestros objetivos.
  • Victimismo: Está totalmente relacionado con la procrastinación. La persona que posterga, no asume la responsabilidad de sus decisiones y acciones y culpa a los demás o a la mala suerte de no conseguir aquello que quiere. Es una actitud muy infantil e inmadura propia de una persona que se niega a crecer y a madurar.
  • Impaciencia: Vivimos en una sociedad en la que estamos a conseguir la gratificación inmediata. Quiero algo, lo compro por internet y a las pocas horas lo tengo en casa o puedo ver toda mi serie favorita de un tirón sin tener que esperar a la semana siguiente. Pensamos que en el mundo del emprendimiento o en las relaciones, tiene que ser igual: resultados inmediatos y si no nos frustramos y abandonamos. Tenemos que aprender que a los proyectos, a las relaciones y a todo aquello que queramos alcanzar se le tiene que dedicar tiempo y esfuerzo. Por tanto, huyamos de todas aquellas personas que nos prometan resultados inmediatos y espectaculares. El éxito de cualquier proyecto bien sea personal o profesional es la dedicación, la constancia, la perseverancia y el esfuerzo.
  • Falta de disciplina y esfuerzo: Recuerdo que mi abuela me decía que "en la vida nada es gratis". Y cuando me refiero a gratis, no lo ho hago desde el punto de vista económico sino que implica hacer algo que me es costoso, que me representa un esfuerzo, Por ejemplo, si decido llevar una dieta saludable y voy a una pizzeria y pido ensalada cuando me apetecería comer pizza, me estoy esforzando por mantenerme en mi decisión. O un atleta que tiene que entrenar ocho horas diarias, se está esforzando por ser el mejor en su disciplina. O cuando vemos a una pareja que llevan quince años juntos, ambos están comprometidos y se esfuerzan día a día por superar la rutina, los problemas que van surgiendo,... Es decir, ninguna de los objetivos que nos planteemos pueden alcanzarse sin esta dedicación y esfuerzo.
  • Pasa a la acción: Como bien dice la fotografía que encabeza este post "Haz que las cosas pasen".  Muchas veces tenemos grandes proyectos que simplemente se quedan en eso, en proyectos que nunca llegamos a ejecutar, nos quedamos dándoles vueltas, analizando pros y contras, investigando sobre el tema,... ¿Has oído hablar alguna vez de la parálisis de la reflexión? Hay personas que analizan todo tantas veces que nunca se deciden a pasar a la acción. Detrás puede haber distintas causas como la inseguridad, el miedo al fracaso, etc...
  • Exceso de perfeccionismo: El querer hacer todo perfecto y tenerlo todo bajo control no nos va a permitir conseguir nuestros objetivos porque nunca nos vamos a sentir lo suficientemente preparados o capacitados para ellos, generandonos dudas e inseguridades que pueden llevarnos al autosabotaje.
  • El no merecimiento: Hay personas que por las vivencias de su infancia sienten que no merecen ser felices, que no son dignas de amor y ese patrón conductual les lleva a autosabotear de manera inconsciente cualquier proyecto que se propongan. 

Si te sientes identificado o identificada con alguna de estas conductas, te recomiendo que trabajes en tu autoconocimiento y autoestima para poder alejarte de todas estas actitudes que te autosabotean y te impiden alcanzar tu éxito personal y profesional.

Y si necesitas que te asesore para poder superarlas no dudes en contactar conmigo. Estaré encantada de ayudarte a conseguir tus objetivos.

¡Que tengas una feliz semana y recuerda: "Haz que las cosas pasen"!

Publicidad
Publicidad