PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo prevenir la violencia de género

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
25 Nov 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Hoy, 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia hacia las Mujeres, seguimos denunciando que cincuenta mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas en España en lo que va de año. 1026 mujeres asesinadas desde que comenzaron a contabilizarse en 2003, según el balance de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género.

Unas cifras totalmente abrumadoras si tenemos en cuenta el trabajo que desde distintas Asociaciones y Plataformas contra la Violencia de Género se está realizando a lo largo de muchos años en todo el territorio español. Un trabajo de concienciación, de prevención tanto entre los adultos como con los y las adolescentes, de intervención y empoderamiento de las mujeres.que están sufriendo esta grave lacra social.

Como profesional, he trabajado con estas mujeres, he escuchado sus vivencias, les he ayudado a gestionar sus emociones: tristeza, rabia, impotencia, dolor, incertidumbre, culpa y MIEDO. Sobre todo, miedo. Un miedo atenazante y paralizador que va destruyendo a la mujer por dentro, que va minando su autoestima hasta el punto de no llegar a reconocerse. "Es que ya no sé quién soy, no me reconozco".  Un miedo que se va apoderando de la vida de la mujer, que la hace estar constantemente alerta porque nunca sabe ni cuándo ni por qué va a producirse el próximo puñetazo, el próximo grito, el próximo empujón, la próxima humillación,... 

La violencia de género es como una tela de araña en la que la mujer queda atrapada porque se va tejiendo poco a poco. Primero empiezan los comentarios despectivos, las burlas, las humillaciones, los gritos, acompañados de las promesas de que todo cambiará, de "es que te quiero mucho y no puedo vivir sin ti" y un progresivo aislamiento de la familia y de los amigos de la mujer que hace que se quede sin su red de apoyo. Primero la violencia psicológica y después la física. A partir de entonces, ambas violencia conviven y la mujer se pregunta cómo ha llegado hasta esa situación. La mujer queda en una situación de gran vulnerabilidad que muchas veces no es entendida desde fuera.

Son muchas las mujeres que me contaban que cuando finalmente se atrevían a contar sus historias, se sentían criticadas por familiares y amigos que no llegaban a entender la gravedad de la situación. "Parece mentira que estés aguantando esto, vete, déjale ya". Y a veces, optaban por callar porque todavía sentían más presión y aumentaba su sentimiento de culpa. Hay una película de Iciar Bollarín titulada "Te doy mis ojos" que refleja muy bien esta situación y que os recomiendo si queréis entender mejor el proceso por el que pasa una mujer que está sufriendo violencia de género.

Muchas de estas mujeres, me animaron a que escribiera una novela que reflejara todas sus vivencias. En 2013 publiqué "¿Quién duerme a mi lado?" Un libro que,  a la luz de las estadísticas de mujeres asesinadas, sigue mostrando una realidad a la que no podemos darle la espalda.

"¿Quién duerme a mi lado?" también recoge el testimonio de hombres igualitarios, lo que se conoce como nuevas masculinidades, hombres que como AHIGE cuestionan la masculinidad hegemónica y el patriarcado.

La violencia de género tiene una base cultural, unos estereotipos de género que perpetúan la desigualdad entre hombres y mujeres. Si realmente queremos acabar con esta lacra social, tenemos que promover un cambio social en el que nos impliquemos todos y todas y en el que la EDUCACIÓN tiene un papel fundamental.

Tengamos presente que todos y todas somos agentes socializadores (medios de comunicación, profesorado, familia,...) y que tanto lo que decimos como lo que hacemos y cómo nos relacionamos entre nosotros está mandando mensajes a los niños y jóvenes.

Cómo nos repartimos las tareas domésticas entre el padre y la madre, quién lleva al hijo o hija al pediatra, quién se queda en casa cuando está enfermo, si mamá tiene un puesto directivo o no en la empresa, si educamos por igual a un niño o a una niña, qué juguetes les regalamos,... son cuestiones cotidianas que pueden estar perpetuando o no los estereotipos de género.

Está claro que tienen que haber políticas de igualdad desde el gobierno, que los medios de comunicación tienen que tener protocolos que promuevan esta igualdad de género y que el profesorado tiene que trabajar la coeducación pero nosotros como padres y madres también tenemos un papel importantísimo en la construcción de una sociedad más igualitaria y respetuosa. Por eso, la pregunta que tenemos que hacernos es ¿Qué estoy haciendo yo para contribuir a este cambio?

Gestos para el cambio social

  • Evita el lenguaje sexista, hablemos de niños y niñas, de la médica, de los jóvenes y las jóvenes,... 
  • Educa en la igualdad de género a tus hijos e hijas: que un niño vea que su padre lo lleva al pediatra, que se queda en casa con él para cuidarlo, que muestra sus emociones, que llora o tiene miedo es educativo y rompe con el prototipo masculino del patriarcado pues le enseña que un hombre también puede ser sensible y puede hacerse cargo de las tareas domésticas y del cuidado de otras personas.

Asimismo que una niña vea que su madre tome decisiones, que asciendo en su carrera profesional, que puede ser directiva y ejercer un cargo de responsabilidad, le transmite un mensaje de empoderamiento.

  • No hay juguetes de niños y juguetes de niñas: permite que tus hijos e hijas exploren con el juego, no pasa nada porque un niño juegue con muñecas. Los niños aprenden jugando, así les estamos dejando expresarse libremente.
  • Tampoco hay actividades extraescolares de niños y de niñas: ¿Qué pasa si un niño quiere apuntarse a ballet o una niña quiere jugar a fútbol? Parece obvio, pero todavía son muy minoritarios los niños (que aún queriéndolo) son matriculados en clases de baile.
  • ¿Carreras masculinas y carreras femeninas? ¿Os habéis fijado cuántos chicos están matriculados en psicología, trabajo social, enfermería,...? Hace poco buscaba un psicólogo varón para un proyecto de coeducación y de 200 currículums que recibí, tan sólo 12 eran chicos. Eso indica que las profesiones que tienen relación con el cuidado de los demás se siguen considerando femeninas. De igual modo, ¿cuántas chicas estuidan carreras como ingienería, telecomunicaciones o tienen profesiones como mecánica, electricista,...?
  • Enseñemos a nuestras hijas e hijos a tener una mirada crítica sobre los mensajes que nos transmiten los medios de comunicación; anuncios, series, películas,canciones,  vide juegos,... siguen perpetuando determinados estereotipos de género a veces de manera muy subliminal pero que se graban en nuestro insconsciente.
  • Hablemos con nuestros hijos e hijas de estos temascomentemos las noticias de la televisión cómo se sienten ante casos como los de la manada, qué piensan cuando se da un nuevo caso de violencia de género. 
  • Desmitifiquemos el amor romántico, los celos no son nunca un signo de amor ni tenemos que esperar a que venga el príncipe azul o a encontrar nuestra media naranja.
  • Empoderemos a nuestras hijas, fomentemos su autoestima para que entiendan que no tienen por qué dejar de ser ellas por salir con un chico, Que tener pareja no significa que te pueda controlar tu móvil, la ropa que llevas, si sales con tus amigas o si tienes amistad con otros chicos y que un NO es siempre un NO.
  • Estemos pendientes ante la menor sospecha de violencia de género, si nuestra hija deja de vestirse como siempre, si ya no queda con sus amigas, si está inquieta,... no pensemos que se le pasará o que no tiene importancia. Hablemos con ella, mostrémosle todo nuestro apoyo para que sepa que no está sola, que una relación basada en el miedo y en la dominación no es amor y que ella se merece ser tratada con dignidad y respeto.

Como padres y madres podemos hacer mucho en la prevención de la violencia de género y en la educación en la igualdad de oprotunidades de las generaciones que están creciendo.

Este lunes, me he querido unir a la concienciación sobre esta grave problemática social y como profesional aportar mi experiencia para que la inciativa #niunamenos sea una realidad.

¡Os deseo una feliz semana!

Publicidad
Publicidad