PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Adiós a la superwoman

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
10 Sep 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Según estudios realizados por la OCDE, La depresión y la ansiedad son más comunes en las mujeres debido a las exigencias de las demandas sociales y a la doble jornada laboral.

Son muchas las mujeres que padecen estrés y ansiedad que se maniefiestan con agotamiento, apatía, desmotivación, insomnio, tensiones musculares, problemas digestivos, inseguridad, baja autoestima y un largo etcétera que supoenen un riesgo para la salud tanto física como emocional de la mujer.

¿Por qué padecemos más estrés?

Durante mi experiencia profesional con mujeres, he llegado a la conclusión de que podríamos hablar de dos tipos de estrés:

  • El estrés común a hombres y mujeres como respuesta a las exigencias laborales, a cambios en nuestras vidas, a no sentirnos preparados para cumplir con nuestras obligaciones,...
  • El estrés relacionado con el género: se trata de un estrés propio de las mujeres y que tiene su orígen en las exigencias que nos impone nuestra cultura patriarcal y en el intento de cumplir con los estereotipos de género, con las expectativas que tenemos que complir por el mero hecho de ser mujeres.

En un anterior post en el que daba tips para ser tu mejor amiga, os hablé de los talleres que realizaba con mujeres bajo el título Adiós a la superwoman. Eran espcios dedicados a las mujeres en los que revisábamos todos estos estereotipos de género y las creencias que nos limitan y nos impiden ser nosotras mismas.

¿Qué entendemos por superwoman?

El trabajo, la casa, los hijos, recordar que el coche tiene que pasar la ITV, las facturas, las citas con el dentista, las actividades extraescolares, las revisiones pediátricas, recoger las camisas de la tintorería,... TODO. He conocido a mujeres con listras kilométricas de tareas a realizar durante el día una vez acabada la jornada laboral y no porque fueran madres solteras, sino porque "simplemente hacían lo que se esperaba de ellas". Y además se sentían culpables por no poder pasar suficiente tiempo con sus hijos, por estar irritables o por no estar en forma por no tener tiempo para ir al gimnasio.

"¡Qué mala cara haces" ¿Por qué no te cuidas más?", es la frase que cada día le repetía su pareja a una de las mujeres que venía a mi taller. Y ella, agotada y frustrada, se sentía fatal. Cuando vino estaba tomando pastillas para dormir y ansiolíticos. Su médico le decía que tenía que dedicarse tiempo a si misma, que debía apuntarse al gimanasio, cuidar su alimentación, que así no podía seguir. Y ella todavía se sentía peor. "Nadie me entiende. Se piensan que no quiero cuidarme, pero es que no tengo tiempo",

Y esa es la clave: "el no tengo tiempo". 

La superwoman es la mujer que va corriendo a todas partes, que quiere abarcarlo todo y se responsabiliza de todo porque está cumpliendo con el estereotipo de género que implica ser mujer.

El problema de esa mujer no era la falta de tiempo, ni una enfermedad mental, ni un transtorno de la personalidad,.... su problema es que intentaba cumplir con un estereotipo de género, con una creencia sobre lo que es ser mujer que ha interiorizado desde la infancia y que la está limitando hasta el punto de anularla como persona.

¿Qué entendemos por creencias limitantes?

Una creencia limitante tiene su origen en un mensaje que se nos ha repetido desde pequeñas y que hemos interiorizado como propio sin analizar si es cierto o no. Su poder reside en que si no nos hacemos conscientes de ellas, al operar en nuestro inconsicente nos condicionan y nos limitan hasta el punto de que podemos llegar a autosabotearnos sin saber muy bien por qué.

Hay muchos tipos de creencias limitantes que ya trataré en otro post, pero hoy quiero centrarme en las que tienen relación con los estereotipos de género. Algunas de estas creencias son:

  • La mujer tiene que estar siempre perfecta
  • Es la responsable del cuidado de la casa, de los hijos y de las personas depemdientes
  • Tiene que priorizar las necesidades de las demás a las suyas propias
  • No puede expresar determinanadas emociones como la ira o el enfado
  • Es más débil y no está preparada física y mentalmente para determinados trabajos
  • Es inestable a nivel emocional por sus cambios hormonales

Y podríamos continuar. Seguro que cuando estéis leyendo este post se os ocurren más creencias limitantes o experiencias que podríamos añadir a esta lista y que os animo a dejar en los comentarios para que entre todas podamos ayudarnos a superar estos esterotipos de género y a llevar la vida que deseemos.

Porque todavía me encuentro con jóvenes adolescentes que renuncian e estudiar determinada carrera porque está considerada de "chicos" o ven normal que su novio les controle el móvil. También están aumentando las agresiones sexuales entre los jóvenes. Todo ello pone de manifiesto que todavía queda mucho camino que recorrer.

¿Cómo superar las creencias limitantes?

  • Toma consciencia de elllas, cada vez que hagas o decidas algo, pregúntate ¿Por qué lo hago? ¿Lo hago por mi misma o porque se supone que es lo que debo hacer?
  • Profundiza en tu autoconocimiento, descubre quién eres, qué piensas, qué sientes,, qué necesitas,... Cuanto más te conozcas y sepas hacia donde quieres iir, menos poder le estás dando a lo que la sociedad, tu familia, tus amigos, la publicidad, etc. te diga acerca de lo que se espera de ti.
  • Revisa en profundidad todas tus creencias y destierra las que te hagan sentir inferior o infeliz.
  • Sé realista en cuanto a tus expectativas: es imposible estar perfecta las 24 horas del día, hacer una doble o triple jornada laboral y pretender abarcarlo todo.
  • Prioriza tus actividades y delega. 
  • Cuidate, dedícate tiempo y exígelo. La casa y la familia no es únicamente tu responsabilidad, exige la corresponsabilidad y repartios las tareas domésticas y el cuidado de los hijos.
  • La perfección no existe. Cuanto antes lo asumas, más feliz serás.
  • Busca actividades que te hagan sentirte realizada.
  • Descansa las horas suficientes.
  • Mírate con tus propios ojos, no permitas que nadie te diga quién debes ser, qué tienes que hacer o cómo te has de sentir.

Superar las crencias limitantes es todo un proceso que implica introspección y revisión personal, pero que merece la pena transitarlo porque es la clave de tu felicidad.

Si piensas que puedo ayudarte, estaré encantada de acompañarte en tu proceso.

Publicidad
Vanessa Gutiérrez Román

Vanessa Gutiérrez Román

Arquitecto / Tecnico Calidad y Medioambiente, GRVstudio

Genial reflexión!! Somos demasiado auto exigentes con nosotras mismas... En lugar de fluir con las circunstancias que se nos presentan día a día, pretendemos llegar a todo a pesar de los imprevistos que nos surjan. Gracias por hacernos parar y pensar!!
Begoña Serra

Begoña Serra

CE0, BEGOÑA SERRA

Gracias Andrea, es muy necesario que las mujeres aprendamos a decir que NO y a no anteponer siempre las necesidades de los demás a las propias. Tenemos que empezar a cuidarnos y a querernos y es algo que nos cuesta mucho y que trabajo a diario en mis talleres y en mis sesiones de coaching.
Andrea König Fleischer

Andrea König Fleischer

Colaboradora, www.sudcalifornios

Me encanto tu aportación, tan cierta y atinada. Vaya "Superwoman" pero a qué precio....? Salvemos nuestra esencia de ser como somos, mujeres con el único defecto de que nos es muy difícil decir... NO.
Gracias Begoña!
Publicidad