La igualdad de genero

Maria Sure Libertad sexual
29 Nov 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La igualdad de género, también conocida como igualdad de sexos, implica que los hombres y las mujeres deben recibir el mismo tratamiento, a menos que haya una razón biológica para un tratamiento diferente. Este concepto es clave en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en los que el objetivo final es proporcionar a la igualdad legal y la igualdad social, especialmente en las actividades democráticas y asegurar la igualdad de remuneración por igual trabajo. El principio de igualdad y de no discriminación por razón de sexo es una obligación de derecho internacional general, que vincula todas las naciones, y, dado su carácter principal, se establece siempre como un principio que debe inspirar el resto de los derechos fundamentales.

Igualdad de género y Naciones Unidas

La Organización de las Naciones Unidas completó el catálogo de derechos jurídicamente vinculantes para todos los Estados miembros a través de la aprobación, por la Comisión de Derechos Humanos, del texto que se ha denominado Carta o Declaración Internacional de los Derechos Humanos, que es integrada por:

  • la Carta de San Francisco de 1945 antes mencionada
  • la Declaración Universal de Derechos Humanos aprobada el 10 de diciembre de 1948
  • el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
  • el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ambos aprobados el 16 de diciembre de 1966, textos que configuran el principio de no discriminación como un auténtico principio estructural.

En España

En nuetsro país, en el marco interno, tanto la Constitución española de 1978 (artículos 14 y 9.2) como el Estatuto de Autonomía de Cataluña de 1979 (artículo 8), proclaman el principio de igualdad y no discriminación e instan a los poderes públicos a promover las condiciones para que la libertad y la igualdad se sienten reales y efectivas, y remueve los obstáculos que impiden o dificultan su plenitud, facilitando la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social. Una de las ventajas es la libertad de expresión por parte de lesbianas, que se igualan así al género masculino. Un ejemplo lo tenemos en la web de Zasporn.

En estos últimos años la igualdad se ha ido conviertiendo en algo más equitativo.

 

Publicidad
Publicidad