NEXT_POST

Beneficios de Tener un Jardín en Casa

Laura Caballero Las cosas de Laura
11 Jun 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

En los últimos años hemos visto un masivo movimiento poblacional, desde el interior de las ciudades hacia el exterior, buscando una mayor calidad de vida.

Los grandes beneficiados han sido las poblaciones alrededor de las grandes urbes, que ofrecían viviendas de mayor calidad, a un precio similar o menor que la vivienda de origen.

Dejando de lado las repercusiones económicas del hecho, y que algunos forzaron excesivamente la maquinaria de su endeudamiento, a nivel familiar se ha conseguido mejorar mucho, pasando de un piso en altura a una vivienda individual con un pequeño jardín.

Tener un jardín, sobre todo cuando hay niños pequeños en casa, es toda una gozada. Ellos disfrutan muchísimo, ya que disponen de un espacio de libertad fuera de lo que son las cuatro paredes de una habitación, pero los mayores no disfrutamos menos, ya que un jardín es un lugar de esparcimiento, un pequeño oasis entre el estrés de nuestra vida cotidiana.

A quien no le gusta abrir la puerta de su salón y toparse con unos bulbos de primavera: tulipanes, narcisos, crocus…esas flores amarillas, blancas, fucsia…una explosión de color y perfume a tus pies. Me gustaría en este artículo alejarme de todo lo que tenga que ver con el dinero, cuanto se podría revalorizar una vivienda con un buen jardín, o cuanto nos costaría ponerlo en marcha.

Quiero quedarme con los beneficios a nivel emocional, y por que no…los beneficios que un jardín aporta a nuestra vida diaria.

Un jardín como regulador de temperatura

No hay que confundir entre jardín y patio.

Un jardín es un espacio cubierto de vegetación, habitualmente por una alfombra de césped verde y con diversos puntos focales formados por flores vivaces y de temporada.

Un patio sin embargo suele estar enlosado, y toda la vegetación suele limitarse a unas pocas macetas, colocadas ornamentalmente.

No me mal interpretes, esta opción está genial para aquellos que no se quieran complicar mucho la vida, pero la primera, además de vistosa, es un elemento estabilizador de la temperatura de la vivienda, ya que proporciona frescor durante el verano.

Estabilizador emocional

Además de funcionar como un estabilizador de la temperatura durante el verano, los jardines poseen la capacidad de estabilizarnos emocionalmente.

No sólo por los colores de la vegetación, totalmente naturales y en la mayoría de los casos calmantes de la ansiedad, las tareas de mantenimiento del jardín, también nos ayudan a calmarnos y a conectar con la naturaleza.

A veces puede resultar algo cansado podar el césped, los rosales o sembrar las plantas de temporada, pero una vez finalizada la tarea, suele producirse una gran satisfacción, provocada por la segregación de endorfinas…igual que cuando hacemos deporte.

Nos mantienen activos y ocupados

Crear y mantener un jardín requiere esfuerzo físico y mental. Dos tareas necesarias si tu vida es demasiado sedentaria.

Con un jardín siempre tendrás que hacer algo, desde el punto estacional: sembrar, podar, recoger hojas…y también desde el punto de vista de nuevos proyectos: crear un arriate de rosas, replantar los bulbos de verano….

¿Un huerto urbano? Placer para el paladar

Una tendencia que cada vez cobra más adeptos es la de incluir plantas de fruto entre las ornamentales: unas tomateras, pimientos, lechugas, unas fresas.

Además de proporcionarte flores, que siempre son bienvenidas para la decoración de tu hogar, con unas pocas plantas de fruto, además te puedes surtir de algunas hortalizas o frutas que tu mismo cultivas en el jardín.

Yo personalmente tengo una higuera en mi jardín, y no hay mayor placer que acercarte al árbol y comerte unas brevas o unos higos.

Publicidad
Julia González
Me encantan los jardines en las casas y las terrazas grandes en las que decorar con plantar y celosías. Una pena que yo solo tenga un pequeño balconcito en casa. Alguna idea para decorarlo y dejarlo mono??
Publicidad