PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cuánto cuesta un funeral de media en España

LAURA ALOCEN PORTILLO LAP Funerals
14 Sep 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

UN ENTIERRO Y FUNERAL TRADICIONALES EN ESPAÑA CUESTA MÁS DE 3.000 EUROS

Es bien sabido que morirse no sale gratis. En España fácilmente los seres queridos acaban desembolsando más de 3.000 euros para enterrar y celebrar el funeral del fallecido. ¿Pero cuánto cuesta realmente?

Primero de todo hay que tener en cuenta las tasas y gastos de gestión obligatorios. La obtención del certificado médico de defunción y la inscripción del fallecido como defunción en el Registro Civil son trámites obligatorios. Las funerarias tradicionales por todo esto cobran ya de base alrededor de 300 euros.

La tasa para inhumar a un fallecido depende del Ayuntamiento, pero alrededor de 300 euros sería una media adecuada de lo que nos puede costar. En Zamora, por ejemplo, son solo 50 euros, pero en Madrid asciende a 200 y en Barcelona 250.

Si optamos por un funeral tradicional, donde se entierra al fallecido, además del ataúd que como mínimo, los más sencillos, cuestan 500 euros, aunque los precios más habituales no bajan de 1.000 euros, deberemos tener en cuenta muchos más gastos. Desde la sala de velatorio en el tanatorio, al libro de visitas o la decoración floral.

Las coronas de flores acostumbran a ser mínimo 100 euros. Es complicado encontrar alguna por debajo de ese precio, ya que las más habituales superan con facilidad los 200. Por tanto, entre trámites, tasa para enterrar el fallecido, el velatorio, el ataúd y una corona de flores ya estaríamos por encima de los 2.000 euros.

Por ello, hoy en día cada vez hay más gente que opta por incinerarse en España y celebrar funerales personalizados. Al incinerar a un ser querido no hay que pagar un ataúd, con una caja de madera más sencilla es necesario y después las urnas son mucho más baratas, ya que hoy en día se encuentra muchas bonitas y de buena calidad por debajo de 100 euros.

Además, la gente opta en muchas ocasiones por esos funerales personalizados y especiales, ya que se adaptan a cada bolsillo, a cada vida y a las ilusiones de cada ser querido que nos ha dejado. Al fin y al cabo, no es lo mismo organizar un torneo de fútbol como despedida a un amigo que era muy aficionado al deporte rey, que celebrar un acto en alta mar en un velero para nuestra madre que era una apasionada de la navegación.

Publicidad
Publicidad