PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Regálate un coche por Navidad sin pagar más de la cuenta

Comparador HelpMyCash La portada financiera
5 Dec 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿Qué sería de la vida sin caprichos? Ahora que se acercan las fechas navideñas puede ser un buen momento para cambiar de vehículo, especialmente si se tiene en cuenta que los concesionarios suelen ofrecer ventajosos descuentos a finales de año. Pero si no podemos pagar la compra al contado, habrá que financiar el coche, una operación que cuesta un dinero. Para que no nos salga más caro de la cuenta, desde HelpMyCash.com damos varias claves que nos ayudarán a evitar las trampas más comunes de los concesionarios y de los bancos.

Cuidado con los descuentos

En primer lugar, es importante no dejarse deslumbrar por los descuentos que ofrecen los concesionarios si financiamos el coche con ellos. Y es que según un estudio elaborado por los investigadores de HelpMyCash.com, en el 40% de los casos también se rebaja el precio del vehículo si se compra al contado o se financia a través de un banco.

Además, hay que ir con mucho cuidado con los descuentos aplicados por financiar el coche con el concesionario, pues pueden perderse si decidimos devolver el dinero prestado antes de tiempo. Pongamos un ejemplo: imaginemos que nos rebajan de 17.000 a 15.000 euros el precio del vehículo y que, al cabo de dos años, amortizamos anticipadamente el préstamo que nos haya dado el concesionario. Si en el contrato figura la cláusula mencionada, tendríamos que pagar 2.000 euros más de golpe, pues habríamos incumplido las condiciones para acceder al descuento.

Financiar el coche con el banco sale más barato

El principal dilema al que nos enfrentaremos si queremos comprar un coche es si nos saldría más a cuenta financiarlo con el concesionario o con una entidad bancaria independiente. El citado estudio de HelpMyCash.com revela que hacerlo con el banco sale más barato en la mayoría de los casos, dado que el interés medio que aplican es mucho más bajo: un 7,03% TAE frente a un 10,09% TAE.

De hecho, hay entidades bancarias que, pese a no conceder préstamos específicos para la compra de vehículos, sí disponen de créditos genéricos que son más baratos que los de los concesionarios. Es el caso, por ejemplo, del Préstamo Freedom+ de Banco Mediolanum, cuyo interés es de euríbor a tres meses más 7% y permite obtener hasta 20.000 euros a devolver en siete años. 

Además, aunque parezca extraño, los bancos son más transparentes que los concesionarios, pues estos últimos suelen ocultar puntos importantes (como el interés, por ejemplo) y casi siempre incluyen servicios accesorios que hay que pagar aparte sin preguntárselo al cliente. Y, en general, tampoco explican cuáles son las coberturas de esos servicios ni cuál es su precio.

Sin embargo, en ciertos casos es posible que financiar el coche con el concesionario sí salga más a cuenta que hacerlo con el banco, especialmente si este aplica un descuento muy alto. Por ello, es aconsejable recoger varias ofertas de financiación y compararlas para valorar cuál nos costaría menos.

¿Financiación flexible o convencional?

También es probable que nos llame la atención la llamada financiación flexible o premium, un modelo con el que se pagan unas cuotas más bajas durante unos tres o cuatro años y que, una vez finalizado el plazo, nos da la opción de pagar una cuota final muy alta para quedarnos con el coche, devolver el vehículo al concesionario o cambiarlo por otro modelo. Por lo tanto, puede resultar interesante para las conductoras que quieren abonar mensualidades reducidas y estrenar coche cada pocos años.

Pero la financiación flexible tiene varios puntos débiles: los servicios accesorios incluidos por el concesionario se pagan aparte (o se financian, lo que aumenta los intereses) y suele haber un kilometraje máximo. Por este motivo, es importante valorar si este modelo se ajusta realmente a nuestras necesidades y leer muy bien su letra pequeña para asegurarnos de no pagar de más por servicios que no queremos.

Publicidad
Publicidad