PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Qué debes cumplir sí o sí para que te den una hipoteca

Comparador HelpMyCash La portada financiera
14 Nov 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La Encuesta sobre Préstamos Bancarios elaborada por el Banco de España desvela dos datos interesantes: en lo que llevamos de año, las entidades españolas han endurecido los requisitos para conseguir sus hipotecas y, en consecuencia, también han rechazado un mayor número de solicitudes. Así las cosas, desde el comparador bancario HelpMyCash.com señalan que ahora es especialmente importante saber qué condiciones debemos reunir si no queremos que nuestra petición sea denegada nada más enviarla o, peor aún, cuando ya hayamos pagado la reserva de la vivienda. 

Los ahorros, imprescindibles

Lo primero que debemos saber, y que muchas veces se pasa por alto, es que los bancos no nos prestarán todo el dinero que necesitemos para adquirir la casa o el piso. En la inmensa mayoría de los casos, cubrirán hasta un máximo del 80% del valor de compraventa o de tasación, generalmente el menor de entre los dos. Si el segundo es más alto, quizás financien hasta el 90% de la compra, pero no sucede en todos los casos. Conseguir el 100% es prácticamente imposible si no se tiene un muy buen perfil, se adquiere el inmueble de una entidad financiera o se aportan garantías adicionales.

Por lo tanto, es indispensable que tengamos ahorrado el 20% restante para completar la adquisición. Además, como la compraventa y la constitución de la hipoteca conllevan unos gastos (tasación, impuestos, aranceles notariales y registrales…), deberemos contar también con los fondos propios suficientes para pagarlos. El precio de estas costas suele ser un equivalente al 10% del valor de la vivienda, así que deberemos tener ahorrado, en conjunto, un 30% de lo que nos vaya a costar la casa o el piso.

Ingresos recurrentes y estables

En segundo lugar, tenemos que asegurarnos de contar con los ingresos suficientes para pagar las cuotas de la hipoteca. En general, se considera que no hay que dedicar más del 35% del sueldo al abono de las mensualidades de todos los créditos que tengamos vigentes, incluidas las de nuestro futuro préstamo hipotecario. Además, si el interés es variable, deberemos calcular si podríamos hacer frente a los pagos en caso de que el euríbor subiera.

Los ingresos que percibamos, además, deben provenir de una fuente regular y estable, como una nómina o una pensión (si somos autónomos, deberemos demostrar que cobramos una retribución relativamente estable). En el caso de los asalariados, el contrato laboral debe ser indefinido y con una cierta antigüedad. 

Cada entidad utiliza sus propios criterios de riesgo para valorar si un solicitante cobra lo suficiente para pagar una de sus hipotecas o si cuenta con la antigüedad exigida. Si no pasamos los filtros de un banco, puede que lo podamos convencer si somos capaces de aportar garantías extra como otro cotitular, uno o más avalistas o una vivienda adicional. 

Buen historial crediticio

Para terminar, es importante no tener muchas deudas en el momento de pedir la hipoteca, pues eso aumentaría el riesgo de la operación y podría echar al banco para atrás. Las entidades a las que acudamos consultarán nuestro historial crediticio en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), que es un registro en el que aparecen los préstamos, avales y garantías con un importe (o riesgo agregado) de más de 9.000 euros vigentes durante el último semestre.

Es imprescindible, asimismo, que no tengamos ningún impago crediticio registrado en ficheros de morosidad como ASNEF o EXPERIAN. Si en estos archivos consta que tenemos cuotas pendientes en cualquiera de nuestros préstamos vigentes (u otras deudas con la administración o con compañías aseguradoras, por ejemplo), el banco denegará nuestra solicitud de manera automática. 

Publicidad
Publicidad