PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Pasos a seguir si nos roban o duplican la tarjeta bancaria

Comparador HelpMyCash La portada financiera
6 Feb 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Sacar dinero en cajeros, comprar en tiendas que no conocemos o a través de Internet con nuestras tarjetas es en la gran mayoría de las veces seguro, pero puede tener graves consecuencias sin tomar las medidas de seguridad y control pertinentes. Por suerte, tomar estas medidas y prevenir robos o fraudes con la tarjeta es simple y fácil.

Qué hacer si nos roban la tarjeta

Si descubrimos horrorizados que nuestra tarjeta bancaria no aparece por ninguna parte, porque la hayamos perdido o nos la hayan robado, los pasos a seguir son sencillos, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com, pero deben realizarse con la mayor rapidez posible.

  1. La primero es cancelar la tarjeta. Muchas aplicaciones móviles de los bancos permiten “apagarlas” hasta recuperarlas y, una vez encontradas, encenderlas de nuevo. Para los más analógicos todos los bancos tienen teléfonos para cancelación de tarjetas disponibles las 24 horas del día.
  2. Es recomendable revisar los últimos movimientos para asegurarnos de que nadie ha utilizado nuestra tarjeta de manera fraudulenta. En el caso de que la cancelemos telefónicamente será la persona que nos atienda quien lo revise con nosotros.
  3. El tercer paso es acudir a la policía a denunciar si ha habido robo para que comience la investigación pertinente y tener el documento de la denuncia listo para el banco.

Por ley todas las tarjetas bancarias deben tener un seguro antirrobo y antifraude incluido gratuitamente, aunque la ley solo limita la responsabilidad desde los 50 euros. Por lo que, si han utilizado la tarjeta antes de haberla cancelado, tendremos que pagar la cantidad hasta los 50 euros. Por otro lado, muchas entidades cobrarán una comisión por duplicado de la tarjeta, por lo que solicitar una nueva tendrá un coste adicional. No obstante, si negociamos con nuestra entidad es posible que nos supriman esta comisión.

Cómo prevenir fraudes con nuestro plástico

Por desgracia, las tarjetas bancarias no siempre tienen que ser robadas para que se puedan utilizar. El duplicado de nuestros plásticos es algo común que permite a ladrones utilizar los datos de nuestra tarjeta sin que esta nos falte del bolso. Estos duplicados pueden ocurrir en cualquier lado, desde páginas web hasta cajeros, pasando por los típicos datáfonos de la tienda. Para prevenir esta práctica es importante tener ciertos hábitos al utilizar las tarjetas:

  • Verificar que se trata de páginas web seguras. Esto es posible mirarlo al comienzo de la url. Si comienza por “https” será segura. Además, también es posible acudir a tarjetas prepago para realizar compras online sin que puedan acceder a todo nuestro dinero.
  • Nunca dejar nuestra tarjeta desatendida. La tarjeta es nuestra y debemos ser nosotros quienes realicemos el pago, nadie más. Ni un dependiente de una tienda ni un amigo, ya que en estos casos el seguro no nos cubrirá.
  • Cuidar el número pin. No solo tapar con la mano cuando lo introducimos, sino buscar uno seguro. El más común es 1234. Por lo que, si este es nuestro pin, debemos cambiarlo al instante.
  • Cuidado con los cajeros automáticos: siempre es recomendable mover un poco la rendija donde introducimos la tarjeta para evitar que haya un copiador de tarjetas. Además, nunca debemos dejar el cajero si la tarjeta se queda atrapada dentro y nunca debemos aceptar ayuda de personas que no conocemos.

Finalmente, es importante realizar análisis regulares de los movimientos de las tarjetas que tengamos. Una vez a la semana es recomendable revisar todos los gastos para detectar a tiempo cualquier uso fraudulento de nuestro plástico.  

Publicidad
Publicidad