PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Mejor alquilada que mal hipotecada

Comparador HelpMyCash La portada financiera
21 Feb 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

“Pagar un alquiler es tirar el dinero”. Esta frase lapidaria, muy repetida antes de la crisis, vuelve a escucharse en las comidas familiares y en los círculos de amigos. Pero ¿realmente es más conveniente contratar una hipoteca que vivir en un piso alquilado? Desde el comparador financiero HelpMyCash.com consideramos que, aunque es cierto que las cuotas de los préstamos hipotecarios son más baratas que la renta de un alquiler, es importante recordar que para firmar estos productos es imprescindible cumplir unos requisitos que no todo el mundo reúne.

¿Podrás pagar las cuotas sin problemas?

En primer lugar, es fundamental percibir unos ingresos mensuales elevados y suficientes para devolver el préstamo. Como es lógico, ningún banco nos concederá una hipoteca si nuestra retribución no nos permite hacer frente a las cuotas sin complicaciones. En general, se considera que lo máximo que se puede dedicar al pago de las mensualidades es el 35 % del sueldo neto, así que si superamos ese porcentaje, lo más probable es que la entidad rechace nuestra solicitud.

Asimismo, si la hipoteca que queremos contratar es a tipo variable (referenciada al euríbor, por norma general), deberemos calcular si podríamos pagar sus cuotas en el caso de que subieran los índices de referencia. Actualmente, el euríbor cotiza en números negativos, pero ha llegado a registrar valores superiores al 5 %.

Tener ahorros, fundamental

También es importante tener presente que los bancos rara vez financian más del 80 % del precio de la vivienda. En consecuencia, deberemos tener ahorrado el 20 % restante más un 15 % adicional para hacer frente a los gastos de constitución de la hipoteca y a los de compraventa (notaría, gestoría, tasación, etc.). Por ejemplo, si la vivienda que nos interesa tiene un coste de 100.000 euros, tendremos que disponer de unos fondos propios de unos 35.000 euros.

Otro requisito que exigen todos los bancos es contar con un buen historial crediticio, es decir, no tener demasiados préstamos vigentes (esta información la consultan en la Central de Riesgos del Banco de España). Como es lógico, si tenemos una demora registrada en un archivo de morosos como ASNEF o RAI, nuestras probabilidades de conseguir financiación para comprar una casa serán nulas.

¿Cómo son las mejores hipotecas?

Si no reunimos todos estos requisitos, no podremos conseguir financiación, así que no nos quedará más remedio que seguir viviendo de alquiler hasta cobrar unos buenos ingresos y juntar unos ahorros elevados. En cambio, en el caso de que los cumplamos, podemos buscar una hipoteca que nos permita adquirir una vivienda sin pagar más dinero de la cuenta. En ese sentido, debemos firmar un producto que tenga un interés competitivo: un diferencial de en torno del 1 % si la hipoteca es variable y un tipo de alrededor del 2,25 % a 20 años o del 2,50 % a 30 años si es fija.

Además, siempre que sea posible, es recomendable que la hipoteca no tenga comisiones o que, en su defecto, incluya las mínimas posibles. En ese sentido, tenemos que tratar de evitar la de apertura, que es la que hay que pagar al formalizar el contrato. También es aconsejable que la hipoteca no tenga demasiados requisitos de vinculación, es decir, que no haya que firmar muchos productos asociados (seguros, tarjetas, etc.) para conseguir el interés de la oferta. 

Publicidad
Publicidad