PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Las mujeres en la banca ni están al mando ni ganan más

Comparador HelpMyCash La portada financiera
8 Mar 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Hoy es el Día Internacional de la Mujer y, un año más, hay poco que celebrar. Y sino que se lo pregunten a las miles de mujeres que trabajan en el sector bancario. Más allá de Banco Santander, presidido por Ana Patricia Botín, de Bankinter, cuya consejera delegada es Dolores Dancausa, y de Cajamar, que cuenta con Marta de Castro como vicepresidenta, ningún otro de los principales bancos españoles está liderado por una mujer. Los consejos de administración de las entidades españolas están dominados por hombres. En algunos, la presencia femenina se reduce, incluso, a cero; es el caso del Popular, en el que no hay ninguna mujer ocupando una silla en la cúpula.

La presencia de mujeres en los consejos está muy lejos del reparto igualitario; suponen de media el 24 % del total. De las 213 personas que ocupan alguna de las sillas de las plantas nobles de los principales bancos del país (Abanca, Banco Santander, Bankia, Bankinter, BBVA, CaixaBank, Cajamar, Deutsche Bank, EVO, Ibercaja, Kutxabank, Laboral Kutxa, Liberbank, Popular, Sabadell y Unicaja) solo 51 son mujeres, según los análisis que hemos hecho en el comparador de bancos sin comisiones HelpMyCash.com.

Laboral Kutxa es la única entidad cuyo organismo rector está ocupado por el mismo número de hombres que de mujeres: seis y seis. En Deutsche Bank, Bankinter, EVO y el Santander la presencia de féminas supera el 30 % (las mejores cifras). Por el contrario, en Cajamar, el Sabadell, Ibercaja, Unicaja, Bankia y el Popular su presencia está por debajo del 20 %.

A pesar de la escasa presencia de mujeres en los consejos de los bancos, suponen la mayor parte de la mano de obra de las entidades; eso sí, en general están relegadas a puestos bajos e intermedios. Al término del 2016, en Banco Sabadell el 56 % de la plantilla tenía nombre de mujer. En el Santander, un 55 % eran mujeres, igual que en Bankia. En BBVA las mujeres suponían el 54 % de las nóminas y en CaixaBank, el 53 %. De los seis principales bancos de España, solo el Popular tenía más hombres que mujeres (solo el 43 % eran féminas).

Un problema global

La falta de presencia de mujeres en los puestos directivos no es un problema únicamente español. Un informe elaborado en 2016 por la Autoridad Bancaria Europea concluía que la presencia femenina en los órganos directivos era escasa en toda Europa. En la Unión Europea, solo el 13,6 % del total de directores ejecutivos eran mujeres. Unas cifras que nos alejan considerablemente de la soñada igualdad. Otro estudio, en este caso realizado por el Financial Times, revelaba que en 2016 solo un cuarto de los altos directivos de los principales bancos del mundo eran mujeres.

Los reguladores tampoco se encuentran exentos de esta dinámica. Tanto el Banco Central Europeo como el Banco de España tienen hombres al mando. En el regulador sito en Fráncfort solo una mujer tiene presencia en el comité ejecutivo y está acompañada por cinco hombres. En el consejo de gobierno del Banco de España la paridad es mayor; aunque tanto el gobernador como el subgobernador son hombres, de los seis consejeros, dos son mujeres. La secretaria general del Tesoro y Política Financiera es una mujer y la vicepresidencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que también forma parte del consejo del BdE, la ocupa otra mujer.

Las diferencias no solo se aprecian en los puestos que ocupan ellos y ellas, sino también en los salarios. De acuerdo a un informe recién publicado esta semana por el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, la mayor brecha salaria “en términos absolutos se da en la actividad financiera y aseguradora, donde a pesar de que las mujeres reciben sus mejores sueldos medios cobran 15.865 euros menos que los hombres, o lo que es lo mismo, las mujeres tendrían que cobrar casi un 51% más para equiparar sus retribuciones con la de los hombres”.

Aunque atajar el problema no parece fácil ni rápido, son muchos los bancos españoles que ya se han apuntado a algunas iniciativas en pro de la igualdad. Por ejemplo, alrededor de una docena de entidades se han sumado a los principios de igualdad del Charter de la Diversidad.

Varios bancos, entre ellos algunos de los más grandes del país, han recibido el distintivo Igualdad en la Empresa, “una marca de excelencia que otorga el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y que reconoce a las empresas y otras entidades que destaquen en el desarrollo de políticas de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, mediante la implementación de medidas o planes de igualdad”. A finales de enero la vicepresidenta de Cajamar, una de las pocas mujeres en la cúpula de los bancos, recogía este distintivo entregado por la ministra de Sanidad.

Publicidad
Publicidad