PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La solución cuando tus inquilinos dejan la casa del revés

Comparador HelpMyCash La portada financiera
26 Sep 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

El tiempo pasa para todos, también para las viviendas. En uno de los mercados más activos en la actualidad, el proceso de obsolescencia se acelera. Por eso, muchas casas quedan anticuadas y una vez finalizado un contrato de alquiler puede costar encontrar a personas que quieran la casa tal y como está. Sobre todo porque, más allá del paso del tiempo, puede que los inquilinos anteriores no fueran del todo cuidadosos. Puede incluso que el propietario se haya quedado con la fianza producto de los desperfectos provocados por los arrendados. Sin embargo, tal y como hemos comprobado desde el comparador financiero HelpMyCash.com, ese importe suele ser insuficiente para acometer los cambios necesarios sin recurrir a la financiación.  

El préstamo reforma, un arreglo doble

Las reformas son caras, aunque una vez hechas se les puede sacar beneficio. Una cocina antigua y una pintura apagada pueden crear una sensación muy negativa a posibles nuevos inquilinos que acudan a ver nuestro piso. Eso, lógicamente, se traduce en dos problemas: el primero, que la dificultad para conseguir cerrar el acuerdo será mayor; el segundo, que cuando encontremos a alguien, esas personas querrán rebajar el precio porque entenderán que la casa tiene ciertos condicionantes negativos. Y lo peor de todo es que quizá no tendremos argumentos para contradecirles.

Todo eso tiene una solución que vale por dos. Con un préstamo reforma resolveremos ambos  problemas: conseguiremos atraer a más inquilinos que verán con buenos ojos nuestra casa y, por tanto, encontraremos antes a alguien con quien firmar un contrato; por otra parte, el acuerdo no solo no será a la baja, sino que una vez reformado el piso, podremos incluso subir ligeramente el precio de la mensualidad, ya que estaremos ofreciendo un producto mejorado a nuestros futuros inquilinos.

¿Es una financiación barata?

Pasado cierto tiempo y en función de cómo de elevada haya sido la inversión, empezaremos a ganar más dinero gracias a la remodelación de la casa. Para conseguirla, eso sí, es probable que tengamos que recurrir a un préstamo reforma, ya que rehabilitar algunas partes de la casa, por pocas que sean, puede suponer un gasto de varios miles de euros

De hecho, según un estudio reciente de Houzz, los españoles se gastan de media unos 10.000 euros en las reformas de la casa, una cantidad que, en muchas ocasiones, obliga a solicitar financiación para desahogar nuestra economía. Recurrir a esta solución no es nada extraño, al contrario: junto con los préstamos destinados a la adquisición de vehículos, los dedicados a las reformas son los más solicitados. Además, según hemos comprobado desde HelpMyCash.com, estos créditos suelen tener un coste más reducido que los dedicados a otras finalidades.

Un ejemplo de ello es el Crédito Proyecto Reforma de Cofidis, que parte del 5,95% TIN (6,12% TAE), un coste que se queda por debajo del de la media de los préstamos personales (que en julio se encontraba en el 8,35% TAE, más de dos puntos porcentuales por encima). De esta forma, podremos beneficiarnos de una financiación con un precio muy competitivo que nos puede ayudar a dar un giro a nuestra casa de alquiler y disfrutar (indirectamente) de sus mejoras.

Publicidad
Publicidad