PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Financiar las comisiones de mi préstamo, una mala ventaja

Comparador HelpMyCash La portada financiera
6 Sep 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Las comisiones de estudio y de apertura son dos de los costes más comunes que tienen los créditos al consumo. Se trata de dos importes que, si nuestro crédito los incluye, deberemos asumir junto con la primera cuota de reembolso del crédito y que pueden suponer varios cientos de euros de diferencia. Por ello muchos bancos ofrecen como una ventaja el poder financiar el coste de estas comisiones junto con el préstamo. De esta manera evitaremos pagarlas todas de una sola vez y simplemente sumar unos pocos euros extras a cada mensualidad. Pero esta alternativa tiene unos intereses ocultos asociados. ¿Nos vale la pena? El comparador financiero HelpMyCash.com nos da las claves.

¿Por qué cuesta más no pagar las comisiones al principio?

Aunque a priori financiar las comisiones del crédito puede parecer una gran ventaja, esta alternativa implicará pagar más por el préstamo que hemos contratado.

Al financiar las comisiones de apertura o de estudio de un crédito al consumo y pagarlas dentro de las cuotas mensuales debemos saber que los intereses también se generarán sobre esa cantidad. Es decir, si tenemos un préstamo de 10.000 euros con una comisión de apertura del 3% y decidimos financiarla, sería igual que si hubiésemos solicitado un préstamo de 10.300 euros.

Es por esto que, de acuerdo con los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com, si estamos pensando en optar por esta alternativa, calculemos cuánto de más nos costaría no pagarlas junto con la primera mensualidad para decidir si nos vale la pena o no.

Cuánto cuesta financiar las comisiones de un crédito

Para verlo de manera más clara, imaginemos que hemos solicitado un préstamo personal de 10.000 euros a devolver en cinco años al 8% TIN. Además, este crédito tiene una comisión de estudio del 3%, la cual equivaldría en este ejemplo a 300 euros. La cuota mensual de este crédito sería de 203 euros. De esta manera, la primera cuota de reembolso sería de 503 euros. En este ejemplo pagaríamos un total de 2.166 euros en intereses.

Si con este mismo ejemplo decidimos financiar la comisión de apertura, la cuota subiría a 209 euros al mes, incluyendo dentro el coste de la comisión, y se generarían un total de 2.231 euros en intereses, 65 euros de intereses de más por financiar la comisión.

Esta cifra variará según el importe del préstamo, el coste de la comisión, los intereses del crédito y el tiempo de reembolso, por lo que es importante realizar los cálculos con nuestro préstamo en concreto.

En definitiva, aunque financiar las comisiones implica pagar de más, como vemos en este ejemplo, no implica una gran diferencia en los intereses totales, por lo que dependerá de nosotros decidir si las queremos financiar o no. Así, dependerá de si preferimos pagar más por evitar una primera cuota mensual más alta o si optamos por ahorrarnos ese dinero a cambio de hacer un esfuerzo económico mayor el primer mes.

Publicidad
Publicidad