PREVIOUS_POST
NEXT_POST

En qué se parece un préstamo a una tarifa de Internet

Comparador HelpMyCash La portada financiera
9 Jan 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Estamos hartos de nuestra tarifa actual y queremos aprovechar el momento para buscar una nueva tarifa de Internet o móvil. Comenzamos el periplo de buscar ofertas, comparar precios, ver condiciones, entender qué incluyen… ¿Cuál es la diferencia entre ADSL o fibra? 5G, 4G… ¿qué es eso? ¿Y si negocio con mi compañía actual?

No comparar, el gran error al buscar financiación

Cuando se trata de tarifas de Internet le dedicamos tiempo y recursos a comprender y buscar la que mejor se adapta a nosotros, pero al buscar préstamos bancarios creemos lo que nos dice nuestro banco de toda la vida y contratamos la primera oferta que nos ofrecen, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com.

No comparar ofertas es el gran error al buscar financiación que puede hacernos pagar mucho más. Actualmente, de acuerdo con los últimos datos del Banco de España, la TAE media de los créditos se sitúa en el 8,07% (un buen precio), pero es posible encontrar financiación desde el 5,95% TAE y hasta el 12% TAE, por lo que elegir bien puede suponer una diferencia en el precio de más de más de seis puntos porcentuales. Una diferencia que podría significar pagar más de 1.000 euros de diferencia en intereses en un préstamo de 10.000 euros a devolver en tres años.

Antes de decantarnos por un préstamo u otro es imprescindible que, al igual que hacemos con las tarifas de Internet, busquemos las distintas ofertas que puedan interesarnos, conozcamos sus condiciones, las comisiones o vinculaciones que incluyen y su coste. Con toda esta información será mucho más fácil elegir la financiación con las mejores condiciones y que mejor se adapte a nosotros.

Además, negociar con nuestro banco actual si ya tenemos ofertas mejores también podrá ayudarnos a conseguir mejores condiciones en nuestra entidad.

¿Entiendes todo lo que dice el contrato de tu préstamo?

El otro gran error a la hora de contratar financiación es que no siempre entendemos completamente el contrato que firmamos. Ya sea por el vocabulario utilizado o porque no leemos con detenimiento el documento, esto puede desembocar en malentendidos que podrían costar muy caros.

Al contratar un préstamo debería preguntarte si te has leído todas las condiciones, incluida la letra pequeña. Informarnos sobre todos los conceptos que no conocemos, entender las condiciones y asegurarnos de que estamos de acuerdo con lo que estamos contratando será vital para financiarnos de manera responsable.

Para contratar créditos al consumo o cualquier tipo de producto financieros, tratarlos al igual que si fuese una tarifa de Internet nos permitirá entender mejor el producto, evitar engaños o malentendidos y conseguir el que mejor se adapta a nosotros.

Publicidad
Publicidad