PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cuidado con las estafas en los cajeros automáticos

Comparador HelpMyCash La portada financiera
1 Aug 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Teclados falsos, cámaras ocultas, ladrones disfrazados de buenos samaritanos… Desde las maneras más rudimentarias hasta las que utilizan la tecnología más avanzada. Las formas que existen hoy en día de obtener nuestros datos en un cajero automático son de lo más variadas y creativas, según hemos sabido en HelpMyCash.com. Por suerte, teniendo en cuenta pequeños trucos y conociendo el modus operandi de las estafas más comunes podremos proteger nuestras tarjetas de débito cada vez que saquemos dinero.

Cómo detectar y evitar los engaños más comunes al sacar dinero

Uno de los engaños más comunes en los cajeros automáticos es el skimming, el cual consiste en colocar un grabador de bandas magnéticas en la ranura donde metemos las tarjetas y poner un teclado falso o una mini cámara para obtener el número pin. Con estos dos aparatos podrán clonar nuestra tarjeta y utilizarla de manera fraudulenta.

La manera más fácil de detectarlos es moviendo ligeramente la ranura de entrada de la tarjeta y el teclado para asegurarnos de que son los originales. Además, podemos buscar otros elementos como una caja con folletos dentro del cajero o verificar que el conector de los auriculares coincida con el agujero para ellos, para verificar que no hay elementos ocultos. Así mismo, siempre es aconsejable tapar con la mano el teclado cada vez que introduzcamos el pin.

Una técnica más rudimentaria, pero igual de efectiva, consiste en que los ladrones colocan un trozo de silicona en la hendidura por donde sale el efectivo, así el dinero que hayamos pedido no saldrá y los estafadores aprovecharán cuando hayamos desistido de obtener el dinero para sacar el trozo de silicona.

Si nos encontramos en esta situación, es importante no separarnos del cajero y llamar al número de atención al cliente que aparece en la propia máquina, así como revisar que la ranura esté libre de silicona.

Estas dos estafas son las más comunes, ya que no se quedan con nuestra tarjeta física y es más difícil que detectemos el robo y la cancelamos, nos explica HelpMyCash.com, lo que les da a los ladrones una ventana de actuación mayor para poder utilizarla fraudulentamente.

Otros engaños en el cajero automático que es importante conocer

Existen también otras estafas que, aunque no son muy comunes, también nos pueden ocurrir y debemos estar atentos para evitarlas.

La estafa del buen samaritano no es tan común porque disponen de poco tiempo para utilizar la tarjeta, pero es igualmente peligrosa. Los ladrones, mediante la ayuda de un dispositivo electrónico, retienen las tarjetas dentro de la máquina. Cuando ven que hemos caído en la trampa se ofrecen a ayudarnos a sacarla, generalmente con la excusa de que a ellos les ha pasado alguna vez, y nos piden el número pin para poder extraer la tarjeta. Ante la imposibilidad de sacarla y cuando nos vamos, los estafadores aprovechan y, con el dispositivo, desatascan la tarjeta, teniendo también nuestro número pin.

Si nuestra tarjeta se ha quedado atascada, debemos llamar al teléfono que detallan en el cajero para este tipo de incidencias y dar parte y nunca dar nuestro número secreto a nadie. Mucho menos a un desconocido.

La estrategia de la distracción se ha visto en numerosos videos de seguridad que circulan por la red. Es la estafa más “casera” de todas y la más obvia. Consiste en que la persona que espera para utilizar el cajero detrás de nosotros nos espía y obtiene el pin que hayamos introducido. Una vez con el pin en su poder y cuando estamos a punto de terminar la operación hace una señal a su compinche que nos distrae preguntándonos cualquier cosa, momento en el que el espía aprovecha para robarnos la tarjeta que acaba de salir de la ranura sin que nos demos cuenta.

Evitar este tipo de robo es simple. Cubriendo el teclado cuando introducimos el número secreto, no respondiendo nunca a cualquier tipo de conversación que nos dé un extraño mientras operamos en el cajero y nunca apartando los ojos del terminal.

Ante todo, la mejor forma de protegerse de cualquier tipo de engaño en un cajero es siempre tapando el teclado cada vez que introducimos el pin de la tarjeta, habiendo comprobado antes que no es un teclado falso, y revisando habitualmente los movimientos de la cuenta asociada para detectar con rapidez cualquier operación fuera de lo común.

Publicidad
Publicidad