PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo no sobreendeudarse en rebajas con la tarjeta de crédito

Comparador HelpMyCash La portada financiera
16 Jan 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Ropa y complementos, móviles de última generación, viajes… Durante las rebajas, el gasto medio de las familias españolas se dispara, por lo que existe una gran tentación de utilizar herramientas como las tarjetas de crédito para poder pagarlo todo poco a poco. Sin embargo, desde el comparador HelpMyCash.com recomendamos emplear estos plásticos con precaución, pues según los datos que manejamos, financiar compras de este modo nos puede salir más caro de la cuenta. 

El pago mínimo, muy mal negocio

El mejor consejo que puede darse en estos casos es tratar de evitar la modalidad de pago aplazado con cuota mínima, que es la que permite reembolsar el dinero gastado en pequeñas mensualidades que, de media, apenas superan los 20 euros. Esta es, sin lugar a dudas, la opción más cara, dado que los bancos aplican un interés de alrededor del 20% o más sobre el crédito dispuesto con la tarjeta.

Además, al ser una cuota tan pequeña, el plazo de reembolso del crédito se alarga innecesariamente, por lo que se generan intereses durante más tiempo y la operación sale mucho más cara. Veámoslo con un ejemplo: si nos gastamos 500 euros estas rebajas con una tarjeta y los devolvemos en cuotas de 10 euros al 20% TIN, tardaremos más de nueve años en saldar la deuda y pagaremos casi 600 euros solo en intereses.

Por defecto, muchas tarjetas de crédito se emiten con esta modalidad de pago, ya sea con una cuota mínima o con un pequeño porcentaje del dinero gastado. En consecuencia, si no queremos endeudarnos más de la cuenta, es recomendable modificar el método de reembolso para abonar unas mensualidades más grandes o, mejor aún, para devolver todo lo gastado a fin de mes.

Mejor pagar a fin de mes o aplazar solo una compra

De hecho, la modalidad de pago a fin de mes es la que sale más a cuenta, dado que no se aplica ningún tipo de interés. En este caso, el banco nos pasará cada mes el recibo de la tarjeta de crédito para que devolvamos todo lo que nos hayamos gastado durante el período anterior. Así, llevaremos un mejor control sobre nuestro consumo y evitaremos pagar de más en intereses.

Pero ¿qué ocurre si no queremos pagar de golpe un gran desembolso? Ante esta situación, muchas tarjetas permiten aplazar únicamente esa compra en concreto para poder devolver el dinero en varias cuotas. Además, ciertos bancos aplican un interés inferior en estos casos o cobran únicamente una comisión de gestión relativamente asequible.

Hay que hacerse un presupuesto

Sea cual sea la modalidad de pago seleccionada para devolver lo gastado con la tarjeta de crédito, antes de empezar a comprar siempre conviene tener hecho un presupuesto relativamente cerrado, con una partida reservada a gangas inesperadas. Y si decidimos financiar algunas compras, tenemos que asegurarnos de que las cuotas de la tarjeta y de otras deudas no superen el 35% de nuestros ingresos mensuales.

Asimismo, no es aconsejable dejarse llevar por las prisas del momento, pues es posible que un precio irresistible a primera vista en realidad no lo sea tanto. En ese sentido, conviene comparar las rebajas de varios establecimientos para ver quién nos ofrece los mejores descuentos, ya sea a través de sus tiendas físicas o de sus puntos de venta online.

Publicidad
Publicidad