PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo elegir la tarifa de luz para ahorrar el máximo

Comparador HelpMyCash La portada financiera
28 Feb 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La ola de frío que está azotando al país también se notará en la factura de la luz de los españoles. Así lo dejan ver las cifras del mercado mayorista, que ya señalan que el recibo de febrero incrementará un 10 % respecto al de enero. Por este motivo, más de un consumidor nos planteamos cómo podemos ahorrar. Pero ¿basta con aplicar los clásicos trucos de toda la vida? Desde el comparador HelpMyCash.com consideramos que, si realmente queremos rebajar la factura de luz todo el año, ha llegado el momento de revisar si tenemos la tarifa de luz más barata del momento para nuestro tipo de consumo.

El tipo de tarifa, la decisión básica

Aunque de primeras nos parezca que cualquier tarifa de luz nos vale, lo cierto es que hay diversas modalidades y no todas nos van a permitir ahorrar lo mismo. Por ello, el primer paso es saber qué podemos contratar y en qué casos nos va a interesar más apostar por una modalidad u otra.

Independientemente de la compañía con la que queramos contratar el servicio, debemos saber que el mercado se divide en dos: el regulado y el libre. Adicionalmente, cada uno de ellos cuenta con diversos tipos de tarifas. Las más conocidas son: la tarifa por horas o PVPC (exclusiva del mercado reglado), aquellas con las que pagaremos en base a lo que consumimos (conocidas como “precio fijo”) y las que nos aplican siempre la misma cuota independientemente de la energía que gastamos (asociadas al término popular “planas” y exclusivas del mercado libre).

Decantarnos por una u otra es una decisión completamente personal, pero debe ser meditada. Por ejemplo, si nuestra situación personal nos permite acogernos al bono social, nuestra elección debería ser una tarifa del mercado regulado.

Dime cuándo consumes y te diré que tarifa necesitas

Para elegir la tarifa de luz debemos analizar cuál es nuestra forma de consumir. Si queremos algo claro y sencillo de gestionar las tarifas de precio fijo serán la mejor opción. Ahora bien, éstas también tienen modalidades que nos permiten ahorrar más o menos en función de nuestro perfil. Por ejemplo, si pasamos gran parte del día en casa o queremos una tarifa para nuestra oficina, la versión básica es la mejor elección. Con ella pagaremos el mismo precio para el kWh durante todo el día, por lo que no hay demasiada complicación.

En cambio, si estamos gran parte de la jornada fuera de casa, ¿por qué no buscar una versión que nos permita acceder a precios más bajos durante las horas que realmente utilizamos la electricidad? Esta es la fórmula que se utiliza en las tarifas con discriminación horaria, las cuales ofrecen una rebaja de más del 50 % en el precio del kWh de 22 horas a 12 horas. De esta forma, mientras un consumidor con una potencia de 3,45 kW y un consumo mensual de 250 kWh paga unos 49,50 euros/mes con la tarifa fija más económica; la modalidad nocturna se queda en menos de 43 euros/mes. Es decir, podemos ahorrar unos 80 euros.

Cómo elegir la mejor tarifa de luz

Como hemos visto, el mercado eléctrico es bastante grande y ofrece opciones para (casi) todos los gustos. Pero también es cierto que no todas son igual de buenas. Por ello, a la hora de contratar una u otra debemos hacernos tres preguntas básicas: (1) ¿podemos acogernos al bono social?, (2) ¿nos interesa pagar nuestro consumo mes a mes? y (3) ¿tenemos una rutina marcada que nos permita conseguir precios más bajos? A partir de aquí, ya podremos contrastar precios y condiciones para dar con la mejor tarifa de luz para nuestra casa.  

Publicidad
Publicidad