PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo dar de alta la luz al estrenar casa de segunda mano

Comparador HelpMyCash La portada financiera
22 Feb 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Comprar o alquilar una vivienda suele ser motivo de alegría, pero requiere de más de un esfuerzo por nuestra parte para que todo vaya sobre ruedas. Entre las cosas que debemos dejar cerradas antes de mudarnos es dar de alta los servicios más importantes. Es decir: electricidad, agua y gas. ¿Existe algún procedimiento para hacerlo de forma correcta? A continuación, damos las 3 claves básicas para dar de alta la luz con éxito.

1.Valorar y comparar qué ofrece el mercado: un básico en cualquier servicio

En el momento que decidimos cambiar de casa, debemos tener en cuenta varios aspectos: si el suministro eléctrico está dado de alta, el tipo de gas que necesitaremos o el tipo de instalación de Internet que podemos disfrutar. Todos estos servicios pueden estar dados de alta si nos traslados a una vivienda de segunda mano o alquiler, con lo que nos podemos ahorrar algún dinero. Pero ¿nos interesa mantenerlos tal y como están?

A falta de tener un recibo del antiguo propietario (o inquilino), es bastante complicado determinar si lo que a él le servía nos resultará económico también a nosotros. Por ello, dado que posiblemente tengamos unos días de margen entre la compra y la mudanza, lo más recomendable es (1) pedir que nos facilite las últimas facturas y (2) comparar su oferta con lo que se ofrece en el mercado ahora mismo. Para ello podemos acudir a comparadores online, como el de HelpMyCash.com. De esta forma, podremos saber si nos compensa seguir con el mismo contrato o buscar un precio mejor en la competencia.

2.¿Cambiar el titular del contrato de luz o hacer uno nuevo?

Tanto si tenemos la suerte de comprar nuestra vivienda, como si nos mudamos a un piso de alquiler, el segundo paso será comprobar si el anterior propietario ha cortado el suministro. Esto es tan fácil como subir el diferencial y encender cualquier interruptor.

Si tenemos electricidad, solo tendremos que notificar a la compañía que, desde este momento, somos los nuevos propietarios o inquilinos. Para ello necesitaremos tener a mano la dirección completa de la vivienda, el código CUPS y la cuenta corriente. Si, por el contrario, no tenemos luz, tendremos que contactar con la distribuidora para que nos la reactive. Este proceso conlleva costes que veremos más adelante.

Ojo, en caso de que el anterior titular tuviera deudas pendientes es posible que no podamos hacer el cambio de nombre sin que se hayan resuelto. En este caso probablemente nos toque hacer un nuevo contrato en otra compañía, con todos los gastos adicionales que ello conlleva.

3.Dar de alta la electricidad: gastos con los que tal vez no contabas

Dar de alta la luz es un proceso bastante sencillo, tal y como hemos podido ver. No obstante, podemos llevarnos más de un susto en la primera factura. Esto se debe a que las eléctricas nos pueden cobrar algunos extras si hace tiempo que la vivienda no ha cambiado de tarifa.

Por ejemplo, si hace más de tres años que no se ha cambiado el contrato se nos pedirá presentar el boletín eléctrico. Este documento solo es un papel que certifica que la instalación cumple la normativa, pero supone un coste extra de hasta 300 euros.

Por otro lado, si estamos dando de alta un nuevo suministro de luz, nos encontraremos con unos costes adicionales, como son: los derechos de acceso, los derechos de extensión, los derechos de enganche y un depósito. En definitiva, si nos decantamos por una potencia de 4,6 kW estos extras nos supondrán más de 200 euros.

En definitiva, dar de alta la luz por primera vez puede elevar nuestra primera factura en casi 500 euros adicionales. Por lo que, a tenor de estos gastos, nada mejor que buscar una tarifa económica que compense la inversión inicial.

Publicidad
Publicidad