PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo convencer al banco para que mejore tu hipoteca actual

Comparador HelpMyCash La portada financiera
12 Mar 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Actualmente, con un euríbor por los suelos y unos tipos fijos más bajos que nunca, contratar una hipoteca puede ser un buen negocio, pues los intereses que ofrecen los bancos son muy reducidos. Pero ¿qué hay de los que firmaron su préstamo en los momentos más duros de la crisis? En esa época, estos productos eran mucho más caros que ahora, así que si es nuestro caso, podemos intentar pactar con nuestra entidad para que nos mejore las condiciones. Desde el comparador financiero HelpMyCash.com explicamos cómo podemos aumentar las posibilidades de llegar a un acuerdo y qué otras opciones tenemos si la negociación no llega a buen puerto. 

Demuestra que lo vales

Lo primero que tenemos que hacer si queremos que nuestro banco nos mejore las condiciones de nuestra actual hipoteca es demostrarle que somos solventes. En ese sentido, nuestras posibilidades serán mucho mayores si nuestra situación económica, laboral y financiera ha mejorado desde que contratamos ese préstamo: si hemos logrado un ascenso, si cobramos más, si tenemos menos deudas que entonces…

En caso de que el banco decida escucharnos, es posible que nos pida algo a cambio de modificar la hipoteca. Por ejemplo, que solo se ofrezca a rebajarnos el interés o a quitarnos productos asociados si añadimos nuevos cotitulares o avalistas o si aceptamos que nos incluya una comisión por amortización anticipada. Si se da este escenario, tendremos que valorar si esas contrapartidas nos parecen asumibles o no. 

Conviene destacar, eso sí, que nuestra entidad no tiene ninguna obligación de aceptar modificaciones sobre la hipoteca original, pues en su momento ya aceptamos sus condiciones. 

Déjate querer por otros bancos

Recibir un “no” del banco, sin embargo, no significa automáticamente que ya no podamos mejorar nuestra hipoteca. En estos casos, podemos acudir a otras entidades y proponerles que asuman nuestro préstamo hipotecario. De este modo, quizás nuestro banco se plantee igualar esas nuevas ofertas para no perdernos. Y en caso de que no quiera presentar una contraoferta, al menos podremos irnos a otra entidad que nos trate mejor

Existen dos maneras de cambiar una hipoteca de banco: mediante una subrogación o a través de la contratación de un nuevo préstamo hipotecario. La primera consiste simplemente en trasladar el crédito a otra entidad para modificar el interés o el plazo. Con la segunda, en cambio, podemos firmar unas nuevas condiciones para cancelar la hipoteca que tenemos vigente. 

Cuidado con los gastos de la operación

Mejorar las condiciones de una hipoteca, ya sea mediante un acuerdo con el banco, con una subrogación o con un nuevo préstamo, cuesta dinero en la inmensa mayoría de los casos. Por este motivo, nunca está de más pedir que nos detallen todos los gastos que tendremos que afrontar para saber cuánto deberíamos pagar por el cambio. 

Asimismo, es aconsejable que valoremos si el ahorro que obtendríamos con la mejora de la hipoteca compensaría los gastos de la operación. En general, se considera que la modificación sale a cuenta si se puede amortizar ese coste en unos dos o tres años como máximo.

Publicidad
Publicidad