PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo ahorrar 668 euros en 1 año con los céntimos del cambio

Comparador HelpMyCash La portada financiera
26 Aug 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Si algo compartimos la mayoría de los españoles es que al final de semana acabamos con los bolsillos llenos de céntimos. Unas monedas poco prácticas que más de la mitad de los españoles quieren eliminar. Según el Eurobarómetro publicado en noviembre del pasado año, el 57% de los españoles votaría por suprimir las monedas de uno y dos céntimos. En el conjunto de la eurozona la cifra sube al 64%. Sin embargo, las monedas de menos valor pueden ayudarnos a ahorrar 668 euros cada año. ¿Cómo? Con el método del céntimo

El funcionamiento de este reto es sencillo. Consiste en ahorrar un céntimo el primer día y, a partir de ahí, guardar cada día extra una cantidad consistente en aumentar en un céntimo el ahorro del día anterior. Así, por ejemplo, el segundo día ahorraríamos dos céntimos, el tercero, tres, y el último, 365 céntimos o, lo que es lo mismo, 3,65 euros.

Con este sencillo truco, no solo le daríamos salida a las engorrosas monedas de uno y dos céntimos que acumulamos en nuestros bolsillos, sino que, además, conseguiríamos ahorrar a final del año 667,95 euros.

A continuación, una tabla hecha por los expertos del comparador de productos financieros y de ahorro HelpMyCash.com para comprobar de forma gráfica cómo aumenta el importe ahorrado:

Pero lo mejor de este reto es que es personalizable. Podemos hacerlo a la inversa, es decir, ahorrar 3,65 euros el primer día e ir disminuyendo la cifra en un céntimo cada jornada. O bien, si nuestra situación económica nos lo permite, multiplicar el céntimo por dos, por tres o por la cantidad que queramos. Si en lugar de un céntimo, tomamos como base cinco, a final de año habríamos ahorrado 3.339,75 euros. Eso sí, el último día del año tendríamos que guardar 18,25 euros y, en total, durante todo diciembre, 525,75 euros.

Usa una cuenta de ahorro para evitar tentaciones

Podemos ir guardando todos esos céntimos en una hucha de toda la vida, pero, para no caer en la tentación y gastarlo, podemos plantearnos ingresarlo en nuestra cuenta de ahorro una vez al mes. Eso sí, al ser monedas y no billetes, no podremos usar el cajero y tendremos que ingresar ese importe por la ventanilla del banco. Antes de hacerlo, debemos comprobar el contrato de nuestra cuenta, ya que algunas de ellas, básicamente las digitales, exigen que el cliente realice la operativa de ingreso de efectivo a distancia so pena de pagar comisiones.

Sin embargo, acudir cada mes al banco con una bolsa llena de céntimos puede ser un engorro, más aún si trabajamos durante el mismo horario de apertura del banco. Hay otra opción: a final de cada mes podemos calcular cuánto hemos ahorrado y realizar una transferencia desde nuestra cuenta corriente a una cuenta de ahorro por ese importe, de manera que evitaremos tener que acudir al banco con todos los céntimos. En ese caso, una vez hayamos hecho la transferencia, podremos usar el dinero de la hucha para nuestras compras del día a día. 

Si vamos ingresando el dinero en una cuenta de ahorro, además de tenerlo a buen recaudo, conseguiremos también un pequeño extra, ya que sumaremos los intereses que abone el banco. No obstante, lo cierto es que al realizar aportaciones reducidas cada mes, los intereses que podamos rascar no serán muy abultados. Así que en este caso, si vamos a utilizar la cuenta únicamente para eso, más que en la rentabilidad deberíamos fijarnos en las comisiones y asegurarnos de que no tiene gastos de mantenimiento y administración.

Publicidad
Publicidad