PREVIOUS_POST
NEXT_POST

3 trucos para que la primavera no altere tus facturas

Comparador HelpMyCash La portada financiera
20 Mar 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Ha llegado la primavera y con ella los cambios de temperatura descontrolados. Debido a ello, es muy posible que nuestras facturas de luz sufran oscilaciones en estos meses. Pero no será el único inconveniente que hará temblar a nuestro bolsillo este año. La vuelta del impuesto por la generación de la energía incrementará nuestros recibos un 4% sin que consumamos más. Por todo ello, hoy queremos poner sobre la mesa los tres trucos básicos con los que rebajar la factura sin grandes esfuerzos.

Luz gratis, la ventaja de vivir en España

Dejamos atrás el invierno para dar la bienvenida a la primavera y sus días cada vez más largos. Esta pequeña apreciación nos da la primera pista de cómo conseguir rebajar un poco nuestras facturas de electricidad: aprovechando la luz solar.

Si en los fríos días de invierno es recomendable subir las persianas para aclimatar las estancias, ahora esta misma rutina nos permitirá apagar las lámparas. Cuanto más nos acerquemos al verano, más margen tendremos para disfrutar de luz natural, obviamente. Por ello, ahora mismo es recomendable que los trabajos que requieren más atención se trasladen a la mañana o a primeras horas de la tarde. En cambio, a partir de las siete de la tarde empezaremos a necesitar un punto de luz para realizar algunas tareas sin forzar la vista.

Con el simple gesto de subir las persianas conseguiremos también mantener una temperatura agradable, ya que las noches siguen siendo un poco frescas. Eso sí, una vez empiece a anochecer es interesante cerrar cortinas y persianas, de modo que la humedad o el frío no rebajen la temperatura de la habitación y nos obliguen a encender la calefacción.

Apostar por la eficiencia energética

Aunque el sol nos puede ser de gran ayuda, no puede cubrir todos los flancos. Por este motivo es importante que no perdamos de vista cómo consumimos en casa. Dejar lámparas encendidas cuando no estamos o utilizar programas de agua caliente (más de 40º) en la lavadora son algunas de las que repercuten directamente sobre el recibo de luz.

Por tanto, una forma de conseguir rebajar el gasto a final de mes es siendo coherente con nuestro consumo. Esto incluye desde usar los electrodomésticos con el programa ECO (si es que lo tienen) hasta ser riguroso con los aparatos que dejamos encendidos. Para hacernos una idea, dejar la consola o la televisión en modo stand by (o espera) incrementa nuestra factura un 9%.

Adicionalmente, no debemos perder de vista que el mantenimiento de los electrodomésticos es crucial para su buen funcionamiento. Esto significa, por ejemplo, que debemos mantener los filtros de la lavadora y el aire acondicionado limpios; que no debemos permitir que se cree escarcha en el congelador o que debemos mantener el horno y la nevera limpios. De esta forma evitaremos que los motores necesiten más energía para funcionar correctamente.

El cambio de armario de tu casa te ahorrará dinero a final de mes

La última propuesta para que la primavera no altere nuestra economía es que nuestra casa vaya acorde a las fechas en las que estamos. Es decir, ni hace tanto frío como para utilizar telas tupidas que no dejen entrar el sol, ni hace un calor intenso como para eliminar la manta del sofá hasta el año que viene.

Para aprovechar más la luz solar, recomendamos las telas claras para cortinas, cojines o ropa de cama, así como apostar por el blanco o tonos neutros en las paredes y techos. Gracias a ello, la luz reflectará más y tendremos mayor luminosidad. Además, de cara al verano tendremos una mayor sensación de frescor. Es decir, ahorraremos en climatización y no necesitaremos tantas lámparas encendidas.

Finalmente, no nos olvidemos de ajustar las temperaturas de algunos electrodomésticos. Esto incluye tanto el termo como el aire acondicionado. De esta forma, no forzaremos a que se consuma más electricidad de la necesaria. En la misma línea, podremos dejar de usar otros aparatos, como la secadora. Y es que, viviendo en un país con tantos días de sol, sería una pena no aprovecharlo para rebajar el consumo de electricidad.

Publicidad
Publicidad