PREVIOUS_POST
NEXT_POST

3 consejos sobre tus tarjetas de crédito para comenzar 2020

Comparador HelpMyCash La portada financiera
10 Jan 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Si uno de tus propósitos de año nuevo es ahorrar o mejorar tus finanzas, revisar el uso que les das a tus tarjetas de crédito es un buen comienzo. Las tarjetas de crédito son una gran herramienta de financiación, pero su uso irresponsable puede acarrear grandes gastos en concepto de intereses. Por ello, el comparador financiero HelpMyCash.com nos da tres consejos muy fáciles de cumplir para este año, sí o sí, cumplir nuestros propósitos y comenzar a utilizar nuestras tarjetas de crédito con cabeza.

1- Revisa la forma de pago para cada tipo de compra

Se trata del primer consejo y el más importante de todos. Aunque se trata de un método de financiación muy cómodo, elegir mal la forma de pago de las tarjetas de crédito puede acarrear una gran cantidad de intereses. Por ello, debemos adaptar el sistema de la tarjeta a la compra que queremos financiar en cada momento.

Lo ideal es que la tarjeta siempre tengamos elegido el pago a fin de mes sin intereses y que cambiemos la forma de pago según el momento y volver al pago a fin de mes en cuanto hayamos terminado de reembolsar la compra financiada. Así, podremos elegir de manera consciente el número de cuotas a pagar, cuánto devolveremos mensualmente y cuánto pagaremos en total en todo momento.

2- Elige qué compras financiar (y cuáles no)

No todas las compras son susceptibles de financiarse. Es importante saber elegir cuáles podemos pagar con nuestros ingresos o ahorros y cuáles podemos pagar a plazos. Para elegir debemos tener en cuenta diferentes variables.

Por un lado, el esfuerzo económico que nos supondrá pagarlo sin financiar o si podemos esperar a ahorrar para evitar financiarlo y pagar intereses. También debemos tener en cuenta el coste total de financiarlo, es decir, cuánto pagaremos cada mes, durante cuánto tiempo y cuántos intereses totales se generarán. Además, siempre es aconsejable saber qué tipo de compra es, es decir, si se trata de una compra necesaria o un capricho. Otro punto a tener en cuenta es si realizar la compra con la tarjeta nos aporta algún beneficio extra. Por ejemplo, la mayoría de las tarjetas incluye un seguro de viaje si compramos los billetes de transporte con ellas, aunque también nos podremos beneficiar de él si pagamos el transporte con el pago a fin de mes, es decir, sin intereses. Finalmente, también es importante tener en cuenta si actualmente estamos devolviendo otra compra financiada y cómo afectaría a nuestras finanzas una cuota más alta.

Teniendo en cuenta estas variables, así como nuestra situación financiera actual, podremos decidir qué compras financiar de manera responsable y cuáles es mejor no pagar a plazos.

3- Cuidado con los descuentos y las devoluciones

Es común que muchas tarjetas de crédito ofrezcan descuentos en gasolineras, supermercados o determinadas tiendas. Estas devoluciones nos permiten ahorrar una media del 7% según la tarjeta y la tienda.

No obstante, debemos tener cuidado con estos descuentos. La razón es que muchas de las entidades ponen como requisito para obtener esta devolución que paguemos con el método de pago aplazado. Esta condición conlleva dos desventajas claras. Por un lado, los intereses que abonaremos por pagar en cuotas mensuales, los cuales no solo se “comerán” el descuento obtenido, sino que harán que paguemos más. Por otro lado, nos veríamos obligados a financiar compras que no requieren financiación como los repostajes de gasolina o la compra del supermercado, lo que podría conllevar un sobrendeudamiento.

En definitiva, la clave para utilizar bien las tarjetas de crédito es conocer cuánto pagaremos en cada momento y hacer cuentas para saber si nos vale la pena o no.

Publicidad
Publicidad