PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Nuevas tendencias en comercio internacional para 2015

Aitana García Uriarte La era digital
18 Feb 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Son muchos los que afirman que el 2015 será el año de la recuperación económica, especialmente incentivada por el aumento del comercio internacional. Es por ello que las empresas que quieran adaptarse al nuevo panorama empresarial necesitarán abrir sus fronteras al mercado exterior, ya que la internacionalización deja de ser una opción para convertirse en una necesidad. En muchas ocasiones, esta internacionalización encuentra en el comercio electrónico la solución más eficaz para ofrecer los productos o servicios de una empresa más allá de las fronteras en las que se encuentra.

Según el Banco Mundial la economía global crecerá en un 3% a lo largo de 2015, lo que supone un incremento respecto al ejercicio anterior con un 2.6%. Los países en vías de desarrollo, sin embargo, despuntan con un crecimiento del 4.8%. Además, según la organización mundial del comercio, el comercio internacional registrará un aumento del 5.3% durante este año. Ante este panorama los profesionales formados con un International Business master son cada vez más demandados en el mercado laboral, ya que este tipo de perfiles son totalmente necesarios en el desarrollo de un plan de internacionalización exitoso.

"El comercio internacional crecerá en un 5.3% durante el 2015"

A continuación pasamos a enumerar las principales tendencias en el ámbito del comercio internacional durante el año 2015:

El abaratamiento del petróleo genera crecimiento

Después de varios años ahogados por los altos costos del petróleo, tanto fabricantes como consumidores se beneficiarán de la caída en los precios del petróleo. El exceso de oferta, impulsada en parte por las nuevas tecnologías y técnicas en el negocio del suministro de petróleo, se ha traducido en una caída significativa de los precios del petróleo.

De hecho, tal y como señaló el Wall Street Journal, el Fondo Monetario Internacional pasó de pronosticar para el 2015 un 3.1% de crecimiento para Estados Unidos a un 3.4% después de valorar el abaratamiento de los costes de energía.

Este factor supone un buen impulso para el comercio internacional, reduciendo los costes tanto en la producción como en el transporte de productos. Pero más allá de los beneficios que experimentarán los fabricantes los consumidores también vivirán un aumento en su capacidad de compra, lo que se espera que genere un aumento del consumo.

Los programas de sostenibilidad se vuelven más creativos

Ahora que muchos negocios se han dado cuenta de que la ética y la sostenibilidad pueden llegar a suponer el motor del crecimiento y de la rentabilidad a largo plazo, las empresas comienzan a abordar esta problemática de forma más creativa.

Una de esas formas es la de vincular las tasas de financiamiento con los esfuerzos de sostenibilidad. Un programa ofrecido por la CFI, el brazo privado del Banco Mundial, financia fábricas en países en vías de desarrollo a precios mucho más bajos que lo normal si pasan auditorías sociales y de sostenibilidad. Esto es bueno tanto para las fábricas como para las empresas que se proveen de esas fábricas. Grupos y coaliciones industriales, tales como los de la industria textil, que se formaron en torno a la seguridad y la sostenibilidad seguirán ejerciendo su presión a lo largo de este año 2015.

La liquidez juega un papel más importante en la cadena de suministro

Otro factor interesante que está impulsando la llegada de liquidez a la cadena de suministro es el reciente movimiento de los bancos para fomentar la retirada de los depósitos en efectivo por parte de sus grandes clientes. Los bancos afirman que las nuevas regulaciones hacen que se vuelva demasiado costoso el mantenimiento de ciertos depósitos que hasta ahora habían sido gratuitos para grandes clientes.

Esto hace que las empresas busquen lugares alternativos donde aparcar su dinero en efectivo. En 2015, una gran cantidad de empresas utilizarán su cadena de suministro no sólo para guardar su dinero sino también para obtener un mayor rendimiento del mismo.

La importancia de la rapidez

El cambio está sucediendo mucho más rápido de lo que creemos. La tecnología, y su capacidad para conectar gente, compartir información y hacer que ésta sea procesable está cambiando el mundo más rápido de lo que nunca hubiésemos imaginado. Esta tendencia continuará en el 2015, obligando a las empresas a ser más inteligentes, rápidas y precisas para ofrecer un mejor servicio a sus clientes. Factor que puede suponer un arma de doble filo en lo que se refiere a la cadena de suministro.

Mientras que el negocio se vuelve más complejo, especializado y ágil, las cadenas de suministro deben reflejar esta velocidad, y al hacerlo, se vuelven más susceptibles a los riesgos y retrasos. Y cuando el consumidor puede encontrar otro lugar para comprar sus mercancías en un nanosegundo, los retrasos o interrupciones en la cadena de suministro pueden ser decisivos.

Pero donde hay peligro también hay oportunidad. Tecnología, conectividad y datos pueden ser utilizados para obtener una mejor visibilidad sobre proveedores, materiales, envíos y órdenes. Facilitando a las empresas la entrega de la mercancía adecuada, en el lugar correcto y el momento exacto.

Ante este nuevo contexto del comercio internacional, las empresas con altos conocimientos tecnológicos se aprovecharán de esta era de cambios rápidos, usándola como una oportunidad para implementar una infraestructura de red que soporte nuevos modos de conocer la situación de cada mercancía mientras se mueve desde producción hasta el punto de venta. Los rezagados tecnológicos, sin embargo, no sobrevivirán a este entorno de cambios tan rápidos.

 

Publicidad
Publicidad