PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Ojo cuando tomes decisiones, escucha a tu cuerpo

Bibiana Badenes Inteligencia Corporal
1 May 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

No tomes una decisión cuando estés excitado o agotado.

Muchos de nosotros tomamos decisiones cuando estamos acalorados en un momento determinado, durante una pelea con nuestra pareja, en medio de una reunión de trabajo estresante o incluso cuando estamos sobreexcitados por algo. Tomar decisiones cuando estamos acalorados aumenta nuestras posibilidades de tomar la decisión equivocada ( en esto también tengo experiencia por desgracia). 

Nuestras emociones aumentan, y eso es una señal de que algo anda mal, o que algo es importante para nosotros. Es una señal que te esta diciendo haz una pausa. Posiblemente hagamos estas cosas en ese momento porque somos emocionales, pero luego nos arrepentimos. En verdad las emociones se sienten mas porque nuestra corporalidad esta ya en una fase de desequilibrio.

A veces podemos estar cansados o incluso tener hambre y no darnos cuenta que muchas de las sensaciones que estas situaciones nos provocan se confunden con creer que uno esta irritado, cuanto mas capacidad tengamos de observar nuestras respuestas mas capaces seremos de dar y elegir la respuesta adecuada a cada situación y la toma de decisiones será mas reflexiva y menos impulsiva. 

Gestionar las emociones tiene que ver con entender las respuestas fisiológicas que da el cuerpo en cada una de las situaciones.

La próxima vez que te encuentres frente a una gran decisión mientras estás atrapado en las emociones dándolo todo (ya sea alegría y emoción intensa, o enojo y frustración), pon un poco de espacio entre ti y lo que sea que te haya excitado, como puede ser salir a caminar, o darte la noche para dormir. Hacerlo ayuda a calmar las emociones exaltadas y también te darás cuenta de las respuestas fisiológicas y tensiones que realiza tu cuerpo, para que puedas considerar con calma cómo te sientes realmente.

Lo que hago a menudo es decirme mentalmente, “Aquí está mi decisión, ahora me voy a dormir para pensarlo. Cuando me despierto por la mañana me digo: ¿Cómo me siento con respecto a esa decisión?. Si me arrepiento, es una señal de que necesito pensar más sobre ese problema, o elaborar incluso las preguntas que me hago».

Otra de las cosas que me funcionan es hacer un ejercicio para centrarme de inmediato , que además es cortito, te lo describo:

Párate ,
siente tu respiración,
apoya bien los pies,
no híper extiendas las rodillas,
suelta las manos,
los hombros
y la mandíbula.
Siente la fuerza de tus pies,
siente la respiración no solo en el pecho sino en la parte de atrás de tu espalda,
siente tu tripa relajada, suéltala aun mas,
siente la respiración en tu pelvis,
dbuja una sonrisa interna, mantenla y proyéctala por delante y por detrás

Seguro que algo ha cambiado.

Que tengas un buen día y no te acalores mucho.

Bibiana Badenes

www.bibianabadenes.com

Publicidad
Publicidad