PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Estoy quemado y no por el sol

Bibiana Badenes Inteligencia Corporal
11 Jun 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Estoy quemado y no por el sol

El modelo de trabajo esta cambiando, el que no se haya dado cuenta ya esta llegando tarde.

Tras 15 años trabajando con personas aquejadas del síndrome de burn-out , el perfil de los pacientes que tratamos ha ido cambiado, cada vez son mas jóvenes. Mi trabajo dentro de un programa residencial pionero en Europa y dirigido por la consultora sueca Hagalivscenter, consiste en desarrollar la conciencia con técnicas de mindfulness, toque y masaje, movimiento, utilizo la educación somática, la relajación, el Rolfing™ movimiento y el coaching, para que puedan realizar sus actividades de la vida diaria y en el trabajo de una manera mas eficiente y con un mayor disfrute. Pero también trabajamos el concepto de motivación, el autocuidado y la sostenibilidad desde el cuerpo.

¿Cómo llega a quemarse una persona, un trabajador ?

El Síndrome de Burn-out ( “síndrome del trabajador quemado“) consiste en la evolución del estrés laboral hacia un estado de estrés crónico. ¿ Por qué decimos que alguien está quemado? En verdad nos referimos a estar consumiéndose, estar agotado, estar acabándose e incluso ir muriendo. 

Se caracteriza por un progresivo agotamiento físico y mental, una falta de motivación absoluta por las tareas realizadas, y en especial, por importantes cambios de comportamiento en quienes lo padecen, produciendo un cambio de actitud en nuestras relaciones con los demás. Se da con mayor frecuencia en aquellos puestos de trabajo relacionados con atención a terceros, como docentes, personal sanitario o personas que trabajan en atención al cliente , es motivo de baja laboral, ya que llega un momento en el cual, el empleado se encuentra física y mentalmente incapacitado para desarrollar su trabajo. Hoy en día se juntan la falta de tiempo para realizar las tareas domesticas y atender a los hijos e incluso a los padres con el estrés generado en el trabajo. 

La depresión y el letargo del agotamiento pueden ocurrir cuando una persona no tiene el control de cómo se está llevando a cabo el trabajo, igualmente cuando sentimos una presión continua trabajando hacia una meta que no nos resuena, o cuando una persona carece de apoyo en la oficina o en casa. Pero este agotamiento no es simplemente el resultado de largas horas de trabajo. Si una persona no adapta sus responsabilidades a una verdadera vocación, o por lo menos toma un descanso de vez en cuando, empiezan a aparecer síntomas tanto físicos como mentales.
Para contrarrestar el agotamiento, es muy importante tener un sentido o un propósito. Para muchas personas tener un significado en el trabajo a lo que uno hace; puede sobrepasar el salario ganado, las horas trabajadas, e incluso los ascensos recibidos. Sin motivación es muy difícil salir de las situaciones difíciles. 

¿Es nuestro modelo de vida y/o nuestro modelo productivo lo que nos lleva a quemarnos?

Esta es una pregunta con la que todos hemos de reflexionar.

Puede ser necesario dar un paso atrás para ver el panorama general de nuestra vida y replantearnos diariamente nuestras necesidades, motivaciones y el camino que queremos seguir. Hemos de ser sinceros con nosotros mismos.

Los síntomas del Síndrome de Burn-out son muy similares a los síntomas asociados al estrés laboral de modo general, sin embargo, en el caso del Burn-out pueden aumentar de intensidad, especialmente en lo relacionado con cambios de comportamiento o de carácter.
Entre ellos, podemos encontrar:
• Cambios en el estado de ánimo: Es frecuente que el trabajador se encuentre irritable y de mal humor.
• Desmotivación: El trabajador pierde toda ilusión por trabajar
• Agotamiento mental: El desgaste gradual que produce el Burn-out en el trabajador, hace que su resistencia al estrés sea cada vez menor, por lo que al organismo le cuesta cada vez más trabajo hacer frente a los factores que generan ese estrés.
• Falta de energía y menor rendimiento: el organismo gestiona de modo deficiente los recursos de que dispone, su capacidad de producción disminuye y el rendimiento por tanto baja. Además, toda situación de estrés laboral prolongada en el tiempo, produce a medio y largo plazo un deterioro cognitivo, lo que puede provocar pérdidas de memoria, falta de concentración y mayor dificultad para aprender tareas o habilidades nuevas.
Pero el Síndrome de Burnout no nos afecta sólo a nivel psíquico, entre los síntomas a nivel físico que produce, podemos encontrar:
• Afecciones del sistema locomotor: Es frecuente la aparición de dolores musculares y articulares, el dolor de cuello y hombros y zona lumbar es el mas habitual.
• Otras alteraciones psicosomáticas: como problemas gastrointestinales, cardiovasculares, afecciones de la piel, dolores de cabeza o cefaleas, mareos, alteraciones del apetito sexual y mayor riesgo de obesidad o perdida de peso, insomnio entre otros.

¿ Te suena alguno?

• Los síntomas nunca empiezan todos a la vez , así que a mis pacientes les doy una tablita para que se revisen a diario ¿ como estas hoy ?
• Aquí te la dejo

Recuerda todos los días es un buen día para empezar, cuando aparecen los síntomas ya estamos llegando tarde.

Hasta el próximo post
Un abrazo
Bibiana Badenes

Publicidad
Publicidad