PREVIOUS_POST

Equipos. Éxito. Coreografía.

Camila Hurtado Impulsando negocios a través del desarrollo de sus equipos
28 May 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Hará casi un mes, tuve la oportunidad de asistir por primera vez a una competición de Hip Hop en Barcelona.

Me sorprendió muchísimo la categoría ‘megacrew’, donde equipos realmente grandes, de hasta 35 personas, llenaban el escenario y se movían de forma exquisitamente sincronizada. Puedes ver un ejemplo en el siguiente enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=0MDrycuFsOI

Sería genial sentir y observar este despliegue de energía y esta sincronía en nuestro día a día en nuestro equipo de trabajo, ¿verdad?

¿Y a qué estamos esperando? ¡Imitémoslos!

No, no estoy sugiriendo que nos pongamos a bailar -¡aunque a veces pueda ser buena idea!-. Hay algunos ingredientes que podemos observar en estos equipos de baile, y que podemos trasladar a los equipos de trabajo para un funcionamiento exitoso, como éstos:

  • Hay intercambio de funciones entre las personas e incluso hay personas que llegan a entrar y salir del escenario (la mayoría de veces sin que se note). Nadie acapara el protagonismo, sino que cada uno ejecuta su papel a la perfección, con el foco en el resultado de todo el conjunto.
  • No hacen todos lo mismo, pero sí están sincronizados, se mueven al mismo son. La música cambia de estilo y ritmo y todos se adaptan sin perder el foco ni la sincronía, también cuando alguien comete algún error.
  • Los equipos están formados por muchas personas de diferentes edades, géneros, forma física, etc. Todos visten los mismos colores, los de pertenencia a su equipo, aunque cada uno conserva su personalidad: pelo, maquillaje, expresión facial… Y esta diversidad añade interés al espectáculo, que cobra más vida y color.
  • Por último, y lo que más me emociona, ¿te has fijado en el público? Se les oyó vibrar y vitorear durante todas las actuaciones de todos los equipos que subieron al escenario, y está formado por el resto de equipos que competían en este concurso de carácter nacional. Es, literalmente, su competencia directa, en un entorno en el que se están jugando mucho. Un ejemplo de deportividad que también me gustaría ver más a menudo en el mundo empresarial.

Estarás de acuerdo conmigo en que el resultado es espectacular y en que se les ve disfrutar con ello. Pero también, en que esto no ha sucedido por casualidad, si no que es fruto de su esfuerzo, entrenamiento y dedicación.

¿Quieres que tu equipo baile al ritmo del entorno, el mercado o la innovación? Si es así, trabajemos juntos su coreografía. Porque este arte también es posible en el mundo empresarial.

Publicidad
Publicidad