Post
anterior
Siguiente
Post

Y decidí dejar de quejarme

Maria Gomez del Pozuelo Historias de María
23 Dic 2015 9 comentarios

blogs_image_post_detail
 

La gente que me conoce me pregunta a menudo por qué nunca me quejo. Como todo en la vida fue una decisión que tomé no hace mucho tras una reflexión que quiero compartir con vosotros para invitaros a sumaros también al “grupo de los que no se quejan”.

Todos los años cuando en mi familia celebramos el 31 de diciembre me pongo una lista de 3 deseos escritos dentro del zapato izquierdo, -además de un montón de chorradas como llevar algo rojo, algo prestado, empezar el año con el pie derecho, etc.-, una tradición que me inculcó mi tía Flor a la que adoro, no sólo porque es mi única tía, sino sobre todo porque ha marcado mucho mi vida como referente de ser humano y mujer a seguir. Ella se quedó ciega justo antes que yo naciera hace 45 años, y su ejemplo ha sido vital en mi vida, así como muchos de sus consejos y la manera de vivirla.

Muchos de esos deseos se han cumplido, así que cada año repito el ritual, a pesar de que a mi madre le sigue pareciendo una tontería. Hace casi dos años un 31 de diciembre de 2013, decidí llegar a un acuerdo conmigo misma y dejar de quejarme. Escribí el deseo y lo metí en el zapato izquierdo deseando que se cumpliera. Desde entonces hasta hoy he sido consecuente conmigo misma y lo he cumplido a rajatabla.

Escribí el deseo y lo metí en el zapato izquierdo deseando que se cumpliera.

Para mí el acto de no quejarse tiene mucha relación con dar las gracias cada día por lo que tenemos. A veces nos sumergimos en la queja permanente porque siempre queremos más, y más, y nada parece satisfacernos del todo, pero si pensamos en lo que nos hace felices, nos daremos cuenta de que somos privilegiados; al menos eso es lo que me ocurre a mí. Cada mañana que llevo a los niños al cole, miro al sol y doy gracias por todo lo que tengo, a pesar de las dificultades del día a día, y la satisfacción que me invade es total. Por eso os invito a hacer lo mismo como propósito para el 2016.

Para este nuevo año que está a punto de comenzar mis propósitos son claros:

1. Cuidar la salud: para mí es lo más importante porque con salud, todo es posible. Entre mis objetivos está:

  • Comer muy sano de lunes y a viernes y llevar una dieta equilibrada que me de la energía que necesito para todo el día.
  • Hacer deporte entre 3 y 5 días a la semana: a mí me encanta jugar al padel, nadar, pero cualquier actividad es buena. El caso es moverse y estar siempre activo.

2. Promover valores: intentar fomentar aquellos que me cuestan más, me propongo trabajar uno cada semana.
3. Mejorar mi formación: quiero seguir estudiando y curiosear sobre todo aquello que me interesa.
4. Hacer networking: también me he propuesto asistir a un evento al mes para ampliar mi red de contactos.
5. Disfrutar de los momentos de cada día, más allá de lo material.
6. Empatizar con todas las personas que tengo a mi alrededor: cada día nos enfrentamos a muchas personas y cada una de ella tiene una realidad diferente. Las mujeres somos empáticas por naturaleza, pero creo que tenemos que trabajarlo aún más.
7. Pedir perdón y dar las gracias: dos palabras mágicas.
8. Pedir ayuda en aquellas cosas que necesitamos en nuestro día a día. No pasa nada por no saber hacer algo. La humildad es un valor muy importante; y saber pedir ayuda a los demás nos hace mejor personas.
9. Sonreír: una sonrisa puede cambiar el día a una persona, si lo practicamos a menudo se convertirá en costumbre.
10. Planificar bien: si te planificas bien puedes conseguir mucho más y tus semanas serán muy productivas. Eso sí, hay que invertir tiempo en planificarse para poder aprovechar al máximo cada minuto.

Podría seguir con la lista hasta hacerla infinita, pero con cumplir todo lo anterior creo que ya tengo bastante. Por último y no menos importante, creo que tengo que seguir trabajando en la gestión de mis emociones, que es un aspecto fundamental para tener una vida equilibrada. Si recordáis, en el Inspiration Day de este año la psicóloga Rojas Marcos nos invitaba a poner en práctica una iniciativa muy original: no quejarnos durante 21 días seguidos, como forma para cambiar nuestra vida y en definitiva para la forma de relacionarnos. Probad, es genial!

Aprovechando estas fechas, quiero invitaros a todas y a todos a identificar todo aquello que queréis cambiar, a escribirlo en un papel, y a poneros como objetivo cumplirlo durante el 2016. Nadie dijo que fuera fácil, pero como dice Mark Twain, “Dentro de 20 años estarás más decepcionado por las cosa que no hiciste que por las que hiciste. Así que suelta amarras, navega lejos de puertos seguros, coge los vientos alisios. Explora. Sueña. Descubre.”

Un abrazo enorme a todas!

Publicidad
victoria cuesta prieto

victoria cuesta prieto

Escritora, Emprendedora

Hola Maria, me gusto mucho tus consejos. Aun no considerandome muy quejica, es verdad que a veces nos lamentamos de las cosas mas que las agradefemos, he decidido probaar a dejar de quejarme.
Maria Gomez del Pozuelo
Eva es cuestión de escribirlos, organizarlos y conseguirlos y de verdad que funciona
Maria Gomez del Pozuelo
Que bien! de eso se trata!! y de verdad que funciona.
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play