PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La mujer ya es una marca

Maria Gomez del Pozuelo Historias de María
22 Mar 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail
 

Últimamente allí donde voy, ya sea en España, o fuera de nuestro país, cada vez siento más presente el movimiento global que se está viviendo en muchos lugares, en torno a la mujer. Se vio en los Oscar, con el hastag #askhermore, en la ONU #heforshe y en muchos otros lugares. De hecho creo que, en muchos sentidos, este es nuestro momento: El boom de la “Marca Mujer”.

Si nos fijamos en cifras puramente económicas (que son las que al final, para suerte o por desgracia, terminan por provocar los cambios sociales) las empresas serían un 18% más productivas si contasen con mujeres en sus órganos de dirección. Un dato que siempre cito y que, por si solo, justificaría la labor de Womenalia, pero es que, además, y este es el dato más relevante de todos, en lo que se refiere a nuestra influencia en el mercado, decidimos el 80% de las compras.

En realidad tenemos el poder económico, pero no somos conscientes de que lo tenemos, o simplemente aún no estamos acostumbradas a utilizarlo. Como encargadas de decidir las compras en el hogar, sabemos de sobra en qué gastar nuestro presupuesto para cubrir las necesidades de los que nos rodean. Pero ¿Qué pasa con nosotras? Tengo la impresión de que, por primera vez, estamos empezando a mirarnos más a nosotras mismas, pensar en nuestros gustos y nuestras necesidades, y al mismo tiempo, está empezando a desarrollarse un movimiento global en torno a la mujer, del que Womenalia es abanderada y al que han empezado a sumarse muchas marcas. De hecho, en los últimos tiempos, hemos visto como muchas empresas empezaban a modificar sus productos para adaptarlos a nosotras: desde marcas de vino, con sabores más suaves y afrutados, hasta gimnasios exclusivos para mujeres, aguas en envases especiales o prendas deportivas (Nike lanzó hace poco unas zapatillas pensadas para mujer que ahora, por lo que parece, muchos hombres demandan).

En definitiva es cuestión de empezar a asumir nuestro nuevo rol en la sociedad. De ese modo, a medida que seamos más conscientes de nuestro potencial como consumidoras, haremos que las marcas se preocupen (y se ocupen) más por nosotras. Puede que al principio solo se trate de diseñar y crear productos que satisfagan nuestros gustos, y nos hagan la vida más fácil (¿Y por qué no?) pero, progresivamente esos pasos nos llevarán a conseguir un mundo más adaptado a nosotras, más plural e igualitario en todos los aspectos.

Según un estudio de Deloitte, en el año 2011 las mujeres controlamos aproximadamente 20 trillones de dólares del gasto total de los consumidores, sin embargo esa cifra se ha ido incrementando hasta llegar a calcularse un impacto en el consumo durante 2014, cifrado en 28 trillones de dólares.

Por lo tanto, está claro que tenemos el poder económico en nuestras manos, la cuestión ahora es saber cómo utilizarlo. En mi opinión, estamos en un punto de inflexión que será crucial en muchos aspectos, más pronto que tarde lo productos y servicios que consumimos a diario tendrán que incorporar valores que nos identifiquen también como mujeres: igualdad de oportunidades, igualdad de salarios, sostenibilidad. Porque en definitiva el consumo es un ejemplo claro de la sociedad en la que vivimos. Y la gran pregunta es esa ¿Estamos las mujeres dispuestas a condicionar nuestras decisiones de compra e inclinarlas hacia aquellas marcas más solidarias, más equitativas, más paritarias? En mi caso la respuesta es un rotundo sí,  pero me encantaría saber qué pensáis cada una de vosotras.

De hecho este post está inspirado en una idea que esta misma semana, nos ha llegado a Womenalia que me encantaría compartir con vosotras y conocer si estaríais dispuestas a utilizarla. Se trata de crear un  hotel pensado especialmente para nosotras? Y la pregunta es esa ¿Estaríais más dispuestas a alojaros en un lugar concebido para las mujeres durante vuestros viajes? ¿Pagaríais más dinero por disponer de secador, tampones, mascarilla o pinzas desechables? ¿Irías a un alojamiento normal? ¿El factor “estar pensado para una mujer” sería determinante para vuestra decisión?

Os dejo con una pequeña encuesta y con la invitación a compartir vuestras impresiones sobre este asunto ¿Tenemos en la mano un cambio global en los hábitos de consumo,  y, por tanto, en la sociedad? ¿Ha llegado el momento de que las marcas, de una vez para siempre, decidan girar sus esfuerzos hacia nosotras?

Un abrazo Womenalias,

“B&B” para Mujeres de Negocios es un concepto de negocio ya existente, pero especializado en mujeres profesionales que viajan, principalmente por motivos de trabajo y que simplemente quieren estar cómodas, en un ambiente familiar, con un trato exquisito y sentirse “como en casa”, porque piensan que los hoteles existentes no tienen en cuenta sus deseos y necesidades particulares. Necesitamos estar “entre mujeres” con profesionales de otras culturas y/o idiomas, y poder charlar tranquilamente de negocios, economía, política, etc… desde la perspectiva femenina.

Publicidad
Erika Pani
Publicidad