PREVIOUS_POST

Profesionalización del sector del alquiler a estudiantes

Lola de Paez Fútbol Moderno, el fútbol de hoy con una visión diferente
29 Nov 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

España se ha convertido en uno de los principales destinos académicos del mundo. En Europa es ya desde hace tiempo el principal destino elegido por los estudiantes Erasmus para pasar su año en el extranjero. Ciudades como Madrid o Barcelona, pero también Valencia, Salamanca, Granada o Santiago de Compostela son las principales ciudades elegidas. Solo estas ciudades suponen ya una excelente carta de presentación, pero si además añadimos que somos la cuna del segundo idioma más importante a nivel mundial, y el primero en términos de proyección de crecimiento; que gozamos de un clima excelente; de un estilo de vida envidiado por todos; y un país seguro y con un muy buen sistema educativo. Todo esto hace de España una de las primeras del ranking mundial, sin nada que envidiar a Francia, Inglaterra o Estados Unidos.

Por eso, cientos de miles de estudiantes vienen a España, y aunque cada uno busca una experiencia diferente, todos comparten una misma necesidad: el alojamiento. Durante muchos años, el alojamiento para estudiantes ha sido una cosa muy “artesanal” y a veces infravalorada. Sin embargo, desde hace unos años en adelante, y sobre todo con la aparición de internet, cada vez más fueron surgiendo plataformas para promocionar habitaciones y ofrecer una mayor seguridad.

Pero no solo ha sido eso, actualmente, los fondos de inversión ven con muy buenos ojos el mercado del alojamiento de estudiantes y se han centrado en la reconversión de antiguos colegios mayores, o la compra de edificios en el centro de la ciudad para destinarlos a este tipo de alojamiento. Además, no paran de surgir nuevos conceptos como el co-living, una modalidad a medio camino entre el alquiler compartido y las residencias de estudiantes. Y por supuesto, las empresas especializadas en la gestión de alquileres (Rookie In Town, Aluni u otras) a este efecto son cada vez más profesionales, con procesos mejor definidos y un servicio de atención al cliente cada vez más depurado. Ahora, se busca que la experiencia del estudiante sea la marca distintiva de un alojamiento.

Por eso, cada vez va a ser más difícil para propietarios particulares alquilar pisos que no estén actualizados, que no ofrezcan un contrato claro e incluso traducido al menos al inglés, o que no esté contrastado por opiniones de anteriores usuarios en Internet. Y lo va a ser por dos motivos. Uno, el estudiante es cada vez más consciente de sus opciones y de sus derechos como inquilino. Y dos, las empresas del sector y los inversores se han dado cuenta de que este mercado todavía tiene mucho recorrido, con una rentabilidad atractiva y además en un marco de crecimiento muy estable, por eso es obligatorio depurar el producto y mejorar el servicio.  

En definitiva, que cada vez es mejor opción dejar en manos de un especialista la gestión de nuestro piso para el alquiler a estudiantes. Se harán cargo de todo, atenderán todas las incidencias y el piso siempre estará controlado y en buenas condiciones, sabiendo que lo podremos recuperar con rápidamente.

Publicidad
Publicidad