PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La importancia del colchón financiero

Miguel José Balanyá Vidal Finanzas familiares. Soñar, planificar, conseguir.
8 May 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

En nuestra vida pueden surgir situaciones que no hemos previsto y que pueden afectar negativamente a nuestras finanzas personales: la pérdida de empleo, la necesidad de cambiar casa, hacer reformas, son algunas de estas situaciones. Sin embargo, si somos previsores y conscientes de que estas situaciones pueden ocurrir, tenemos la posibilidad de estar preparados.

De esta premisa, nace la importancia de tener un fondo de seguridad. Pero ¿qué es ese fondo de seguridad y por qué es tan importante? Voy a tratar de explicarlo.

¿Qué es un fondo de seguridad?
El fondo de seguridad se define también colchón financiero, ya que en el caso nos encontremos en una situación de “caída financiera” es el que nos protege. En pocas palabras, se trata de una suma de dinero ahorrada, con la que hacer frente a todas esas situaciones que podrían ser causa de una inestabilidad económica para ti, o tu familia.

También ser autónomo, comporta un riesgo más grande, ya que tus ingresos pueden cambiar a lo largo del tiempo y reducirse bruscamente en determinados periodos.

Hay que distinguirlo pues del fondo de imprevistos, destinado a cubrir esas pequeñas contingencias puntuales que pueden surgir y a las que nuestros ingresos mensuales no pueden hacer frente (arreglo del coche, reposición de un electrodoméstico, …). Para ello debemos tener una cantidad destinada a cubrir estos pequeños gastos imprevistos y a la vez no interrumpir el ahorro mensual. Este dinero debe estar siempre disponible, pero que el acceso al mismo sea más limitado (por ejemplo en una cuenta de ahorro). El no tener una tarjeta de crédito asociada a la cuenta donde lo guardas te protegerá de la tentación de gastarlo.

Aconsejamos que el fondo de seguridad se corresponda a una suma que te permita sobrevivir sin ingresos por un periodo de, por lo menos, 6 meses. Es decir cubrir al mínimo tus gastos de los próximos seis meses.

Esa cantidad puede variar acorde a determinados factores: por ejemplo, si estás casado y tu pareja trabaja, es posible que te puedas permitir tener un colchón financiero más reducido. De lo contrario, si tienes familia y eres el único que trabaja, es posible que tengas que considerar un colchón financiero más grande.

Establecer la suma necesaria para tu colchón financiero pasa también por un cálculo de tus gastos mensuales. Aunque sean variables, tendrías que pensar en un promedio de esos gastos y multiplicarlos por el número de meses que consideras necesarios para que te sientas tranquilo y protegido.

Construir tu colchón financiero paso a paso
Construir tu fondo de seguridad no tiene que ver únicamente con ahorrar dinero. Para hacerlo, hay que tomar en cuenta otros puntos importantes. Antes de todo, es necesario que no tengas deudas pendientes (está claro que no se incluye la eventual hipoteca que tengas). Las deudas son el mayor enemigo del colchón financiero: necesitan una inversión de dinero constante y no te permiten ahorrar el dinero extra que tengas a disposición.

Pedir préstamos no es la solución para hacer frente a los gastos imprevistos: las deudas generan más deudas en un ciclo constante muy peligroso para las finanzas personales. Considera como deudas también el uso de tarjetas de crédito o las compras a plazos. Pueden parecer deudas pequeñas, pero al acumularse afectan de forma muy negativa a tu economía.

El segundo paso tiene que ver con la acumulación de dinero. La idea es la de destinar una parte de tus ingresos al colchón financiero, hasta llegar a acumular el importe que consideras oportuno. Empieza por ahorrar una pequeña cantidad. Cada mes podrás añadir una cantidad fija al colchón hasta alcanzar la meta que consideras oportuna.

Es importante que ese dinero no pierda valor debido a la inflación. Tendrías que asegurarte también que el dinero esté disponible de forma rápida es decir utilizar productos de alta liquidez, aun a costa de que proporcionen una rentabilidad baja.

Afortunadamente hoy en día existen productos específicos para realizar este ahorro sistemático que cumplen estos requisitos de liquidez.

¿Por qué es importante tener un colchón financiero?
Ya hemos visto los casos que podrían obligarte a recurrir al colchón financiero: pérdida de empleo, gastos imprevistos de cualquier tipo, cambio brusco en los ingresos etc.

Pero hay más, el saber que se dispone de este colchón, permite planificarse con tranquilidad. El fondo de seguridad es fundamental en las finanzas personales de cualquier persona. No sólo permite sentirse más seguros, sino también tener una suma de dinero que le permita tomar decisiones importantes para su vida minimizando los riesgos; por ejemplo: cambiar de trabajo, montar una empresa, cambiar de casa etc.

En mi empresa, hemos asesorado a miles de personas en este sentido. Les hemos ayudado a gestionar de forma más eficaz sus finanzas personales, y a obtener la seguridad económica que se merecen. Cada caso es distinto, por ello el consejo objetivo de un profesional, es básico para alcanzar esa tranquilidad que buscas.

Si necesitas que te resuelva alguna inquietud sobre estos temas, no dudes en contactarme.

Publicidad
Publicidad