PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La educación financiera

Miguel José Balanyá Vidal Finanzas familiares. Soñar, planificar, conseguir.
4 May 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La educación financiera puede significar la diferencia entre alcanzar un sueño, o seguir soñando.

Los niños están creciendo en un mundo cada vez mas complejo y se enfrentaran inevitablemente a la realidad financiera en la edad adulta. Sabemos que en un futuro cercano tendrán que hacerse cargo de su propio futuro financiero, pero ¿por qué no los estamos preparando para afrontarlo?

Mas de la mitad de los jóvenes reconocen carecer de una comprensión básica de las finanzas y de cómo administrar el dinero, uno de cada dos no realiza un presupuesto y al menos uno de cada tres paga sus facturas a destiempo o utiliza las tarjetas de crédito como fuente de financiación.

La educación financiera es una habilidad vital básica para participar en la sociedad moderna. Hombres y mujeres deben tener unos conocimientos financieros suficientes para participar efectivamente en las actividades económicas y tomar las decisiones financieras adecuadas para ellos y sus familias.

Esta necesidad es cada vez mayor ya que en la mayoría de países y el nuestro no es una excepción, las políticas públicas – en especial en aspectos como jubilación, salud y educación – han puesto sobre el individuo, la toma de decisiones financieras a largo plazo.

Al mismo tiempo, esta aumentando la complejidad de los mercados e instrumentos financieros lo que supone que la educación financiera no solo sea necesaria para mejorar la gestión de las finanzas personales y familiares, sino para poder elegir y acceder a servicios y productos adecuados para desarrollar y gestionar las actividades profesionales.

Sin embargo es evidente que el sistema educativo actual no esta proporcionando a sus usuarios los conocimientos necesarios para manejar con confianza estos aspectos.

La OCDE recomienda en su libro blanco “Principios y Buenas Prácticas de Educación y Sensibilización Financiera “ que la educación financiera se inicie tan pronto como sea posible y se imparta en la educación general básica, incluyendo la educación financiera como parte del plan de estudios. 

La educación financiera es un proceso a largo plazo. La inclusión en los planes de estudio desde una edad temprana permite que los niños adquieran los conocimientos y habilidades necesarios para en la edad adulta tener un comportamiento financiero responsable. Esto es especialmente importante ya que en muchos casos, los padres pueden no estar ellos mismos preparados para enseñar a sus hijos acerca de estos temas.

El problema sin embargo es más profundo, existe una clara falta de estandarización en la forma en que pensamos acerca de la educación financiera. No es solo una simple cuestión de habilidades numéricas, la propia definición de educación financiera, oscila desde como definir el bienestar económico a la gestión de las finanzas personales. Si no se define la educación financiera, los jóvenes seguirán recibiendo una formación de diferente calidad, lo que afectará en su condición de adultos a la gestión de sus finanzas contribuyendo a aumentar la desigualdad social.

Publicidad
Publicidad