Post
anterior

El titular de farmacia y la jubilación

Miguel José Balanyá Vidal Finanzas familiares. Soñar, planificar, conseguir.
20 Nov. 2018 0 comentarios

blogs_image_post_detail

Los farmacéuticos titulares son un colectivo con el que tenemos una gran relación siendo una de sus mayores preocupaciones cómo planificar su jubilación incluyendo la posible venta de su oficina de farmacia. Como Consejeros Financieros, una gran parte de nuestro trabajo consiste en ayudarles a planificar este momento.

Vamos a distinguir dos aspectos, por una parte la prestación por jubilación del sistema de la Seguridad Social y por otra la enajenación de la oficina de farmacia.

Los trabajadores autónomos, cotizan por el RETA, lo que supone un sistema específico para el cálculo de la prestación por jubilación.

La Ley General de la SS 8/2015 dispone en su art 205 y siguientes y en la disposición transitoria séptima que para acceder a la jubilación el trabajador debe cumplir dos requisitos:

a) Tener cubierto un período mínimo de cotización de quince años, de los cuales al menos dos deberán estar comprendidos dentro de los quince años inmediatamente anteriores al momento de causar el derecho

b)  Edad mínima

En el año 2018, cuando se acrediten treinta y seis años y seis meses de cotización o más haber cumplido sesenta y cinco años de edad. Si no se acredita dicho periodo de cotización la edad mínima será sesenta y cinco años y seis meses

En el año 2019, cuando se acrediten treinta y seis años y nueve meses de cotización o más haber cumplido sesenta y cinco años de edad. Si no se acredita dicho periodo de cotización la edad mínima será sesenta y cinco años y ocho meses

En años sucesivos, se irán incrementando la edad mínima y el periodo de cotización a acreditar hasta alcanzar 37 años cotizados a partir del 2027.

El trabajador podrá acceder a la jubilación anticipada voluntaria dos años antes de la edad ordinaria, si acredita 35 años de cotización

Existen casos especiales como el ya señalado de jubilación anticipada voluntaria pero también la jubilación demorada o la jubilación activa en RETA.

El cálculo de la prestación sigue unas formulas algo complejas, por lo que yo recomiendo que si se quiere conocer los datos concretos de años cotizados y la prestación que le corresponde, lo mejor es entrar en la web www.seg-social.es acceder al apartado “Tu Seguridad Social” y utilizando el certificado digital acceder a “Simular mi jubilación”. Al final se puede imprimir el informe en un PDF.

Esto es a día de hoy, pero sabemos que va a cambiar y no precisamente para mejor. Día tras día nos desayunamos con noticias en la prensa:

  • “Por qué el sistema español de pensiones es uno de los menos sostenibles del mundo”
  • “Hachazo a las pensiones: Bruselas pedirá ajustes a España”
  • “España, a la cola en sostenibilidad en pensiones a nivel mundial”
  • “La hucha de las pensiones se vacía: ¿debemos echarnos a temblar?”

Ante esta situación, normalmente la opción habitualmente empleada era cotizar por el máximo los últimos 25 años. Este sistema tiene el inconveniente de que si por cualquier problema no se puede cotizar en un momento dado por la base máxima perdemos lo invertido ya que no se capitaliza el dinero invertido.

La opción de aumentar las bases de cotización a una intermedia es una opción en determinados casos, pero solo un estudio personalizado puede determinar la conveniencia o no de hacerlo.

Además, lo previsible es que cambie en un futuro la fórmula de cálculo de la prestación. El factor de sostenibilidad que supone mermas importantes de la prestación, de momento no se aplica pero puede instaurarse en cualquier momento.

Por ello es importante plantearse otras opciones. Existen planes privados para complementar la prestación. A los conocidos Planes de Pensiones se unen una gama de productos específicos y personalizables de ahorro (PIAS, SIALP, etc.) con importantes ventajas fiscales.

Muchos farmacéuticos, al prepararse para este momento cuentan con la venta de su oficina de farmacia, ya que al ser una concesión administrativa, constituye un elemento importante de su patrimonio, que suele ser enajenado (salvo donación a un familiar directo) al cesar en su actividad.

Sin embargo estamos asistiendo a una pérdida de valor de este elemento debido a los cambios en la legislación, la aparición de nuevos actores en el mercado (Amazon, Mercadona, etc.) y el incremento de genéricos lo que supone menores ventas y beneficios, y por tanto disminución del fondo de comercio.

Por todo ello cada vez más, como nos decían en un Colegio Profesional, “La concesión de una farmacia ya no es un seguro de vida”.

Por otra parte surge un problema, si se cuenta con un traspaso de la oficina ¿cuánto tendré que pagar a Hacienda?

Cuando se transmite una oficina de farmacia se suele transmitir junto con la autorización administrativa valorada como fondo de comercio, el mobiliario, instalaciones y demás enseres además de las existencias, los cuales se deben valorar separadamente.

La posible ganancia o pérdida patrimonial que obtenga el vendedor se determinará por la diferencia entre el valor de transmisión y el valor de adquisición de los elementos que transmita, a los cuales se les descontarán las amortizaciones practicadas, lo que a efectos fiscales se denomina valor neto contable.

Si se produce una pérdida patrimonial el vendedor no deberá tributar nada en el IRPF, pero si por el contrario se produce una ganancia patrimonial deberá tributar por los tipos vigentes aplicables a la base imponible del ahorro, que actualmente son:

Los primeros 6.000€ el 19%

De 6.000€ hasta 50.000€ el 21%

A partir de 50.000€ el 23%

Una buena opción para disminuir la factura fiscal en este caso lo constituye un Seguro de Renta Vitalicia Inmediata. La Ley 35/2006 del IRPF en el artículo 38.3 especifica que las ganancias generadas por la venta de elementos patrimoniales de contribuyentes mayores de 65 años en el plazo y bajo las condiciones establecidas en la misma resultan exentas de forma proporcional a una reinversión máxima de 240.000€ si dicha reinversión se realiza en un seguro de este tipo.

El farmacéutico titular tiene por tanto múltiples opciones a la hora de planificar como mantener una calidad de vida en su jubilación. La mejor es realizar dicha planificación con el tiempo suficiente y de la mano de un profesional debidamente certificado.

Publicidad
Publicidad