Post
anterior
Siguiente
Post

El seguro de dependencia

Miguel José Balanyá Vidal Finanzas familiares. Soñar, planificar, conseguir.
16 Abr. 2018 1 comentario

blogs_image_post_detail

El seguro de dependencia, es uno de los seguros poco conocidos y que sin embargo viene a cubrir una contingencia cada vez más acusada y que supone un menoscabo importantísimo en las economías familiares.

El bienestar y la salud se han convertido en una de las principales preocupaciones de la sociedad actual. Las posibles adversidades que puedan surgir a lo largo de la vida, o el propio deterioro de las personas al envejecer es algo que produce mucha inquietud. Un accidente, una enfermedad o el propio transcurso de la vida pueden hacer que una persona pierda su autonomía para valerse por sí misma, y desemboque en lo que se conoce como un estado de dependencia.

El Libro Blanco de la Dependencia, elaborado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, recoge la definición que da el Consejo de Europa de este concepto: “la necesidad de ayuda o asistencia importante para la realización de las actividades de la vida diaria o, de una manera más precisa como un estado en el que se encuentran las personas que por razones ligadas a la falta o la pérdida de la autonomía física, psíquica o intelectual tienen la necesidad de asistencia y/o ayudas importantes con el fin de realizar los actos corrientes de la vida diaria y, de modo particular, los referentes al cuidado personal”.

No todos los enfermos dependientes requieren el mismo tipo de ayuda. La ley actual reconoce tres grados de dependencia, siendo el I el más moderado y el III el de mayor gravedad, también llamados dependencia severa y gran dependencia.

Dependencia severa es el grado intermedio de dependencia, o grado II según la ley. Las personas que se encuentran en una situación de dependencia severa necesitan ayuda de un tercero para realizar varias actividades de la vida diaria 2 o 3 veces al día. Sin embargo, no requieren la presencia continua de un cuidador.

Gran dependencia es el grado más elevado de dependencia (grado III). Se da esta situación cuando, debido a la pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, una persona no puede realizar por sí misma las actividades básicas de la vida diaria y necesita de la ayuda de una persona de manera continua.

En el año 2006 se creó la Ley de Dependencia para proporcionar una ayuda para que todas las personas puedan recibir el trato que necesitan si se encuentran en una de estas situaciones.

Hablamos de dependencia en el momento en el que alguien pierde la autonomía que tenía para realizar algún tipo de acción o actividad que signifique que ya no se puede valer por sí misma, sino que necesitará la ayuda de otra persona. Las acciones del cuidado personal son las que más se controlan, debido a que por ley y derecho todos deberíamos tener la oportunidad de llevarlas económica o asistencial a personas dependientes

El problema es que la ley que se decretó hace más de 10 años no es tan efectiva como se podría imaginar. Tiene fuertes carencias en lo relacionado con los presupuestos, lo que significa que muchas familias se encuentran con que no disponen de la ayuda que requieren para poder afrontar el día a día. Además, la crisis y otros factores provocaron recortes que redujeron estas ayudas hasta el punto de hacerlas insuficientes, e incluso inexistentes

La Ley, no tiene en cuenta de que la dependencia acarrea unos gastos que van más allá del apoyo humano que necesitan estas personas. No solo se trata de tener una persona que pueda ayudar a quien está dependiente en las tareas cotidianas, sino que también hay que tener en mente que se gasta dinero en la adquisición de artículos para el día a día del enfermo o artículos de salud y medicina que pueda llegar a necesitar.

Todas estas exigencias hacen que la ley de dependencia no esté preparada por mucho que exista buena voluntad en el proceso. Ante esta situación surgieron los seguros de Dependencia.

El seguro de Dependencia proporciona al asegurado una protección que cubre las necesidades que le puedan surgir en el caso de sufrir alguna limitación, ya sea física o psíquica, que le impida realizar las actividades básicas de la vida diaria.

Además, este producto cuenta con determinadas ventajas fiscales. Tiene el mismo tratamiento que un plan de pensiones, por lo que las personas que lo contraten podrán desgravarse las aportaciones de la prima al hacer la declaración de la renta. Del mismo modo sucede si eligen incluir esta cobertura dentro de un seguro de vida, que les ofrece algunas prestaciones más, y similares ventajas a la hora de tributar.

La cobertura principal consiste en el pago de una indemnización que puede ser en forma de capital o renta. Para ello, el asegurado tendrá que alcanzar, y tener reconocido legalmente que se encuentra en una situación de dependencia.

Aunque legalmente están reconocidos los 3 grados de dependencia, lo más frecuente en este tipo de pólizas, es que lo que se asegure sean los niveles más avanzados de dependencia, o sea el II y III.

Si se produce esta situación, el seguro se encargaría de proporcionar al asegurado una indemnización que cubra las necesidades requeridas como pueden ser contratar un cuidador, recibir asistencia sanitaria o adquirir los artículos o aparatos médicos que sean necesarios.

De no tener este tipo de seguro lo que ocurrirá en el núcleo de la familia es que se pasarán graves dificultades para superar la situación, dado que implicará que habrá que afrontar gastos muy elevados de forma repentina. En ese tipo de caso solo se podrá esperar la ayuda determinada por la ley, y como hemos mencionado, no solo no suele ser suficiente, sino que es habitual que tarde más de la cuenta en recibirse.

Para disfrutar de una vida más organizada y satisfactoria, que implique que la familia no tenga que pasar malos momentos, la opción ideal es disponer de un seguro de vida de dependencia que cubra todos los gastos que se puedan generar.

Si quieres saber más de este tema, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Publicidad
Mark Lubbock

Mark Lubbock

manager, asda

Me llamo Lauren y recomendaré a todos que se pongan en contacto con el Dr. Kumola por correo electrónico (Dr.Kumola_lovespell@outlook.com) para obtener un hechizo de amor rápido y urgente. Mi esposo regresó a casa después de nuestra separación con la ayuda del Dr. Kumola. Estoy tan feliz de tener a mi familia feliz de nuevo. Lo recomiendo encarecidamente a cualquiera que necesite ayuda para solucionar cualquier problema que su correo electrónico vuelva a encontrar (Dr.Kumola_lovespell@outlook.com) gracias..
Publicidad