PREVIOUS_POST
NEXT_POST

El origen del Mindfulness

Elena Mayor Lozano Felicidad Personal y Bienestar Profesional
28 Mar 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La capacidad humana universal y básica que consiste en la posibilidad de ser conscientes de los contenidos de la mente momento. Ésa es la práctica de la autoconciencia, también llamada Midfulness, muy en boga en estos tiempos que corren. Y una disciplina con mucha miga e historia que contar. Viajamos dos mil quinientos años atrás para conocerla mejor. Sí, todo eso ;)

Kapilavastu, en la actual frontera entre Nepal y la India. Allí surgió el germen de Mindfulness hace dos mil quinientos años, aproximadamente. Una práctica que surgió de la mano de un hombre nacido y criado en un ambiente cortesano. Ese hombre respondía al nombre de Siddharta Gautama y era hijo de Suddhodana, monarca de los Sakya, clan de la región en la que nació; y que después de casarse, y hastiado de su condición principesca y muy afectado por los sufrimientos de sus semejantes, se entregó a un ascetismo riguroso.

Tras varios años de infructuosa meditación, una noche de luna llena de mayo se sentó bajo una higuera sagrada en Uruvela, a orillas de un afluente del río Ganges. Y tenía claros sus propósitos: de allí no se marcharía hasta alcanzar el verdadero conocimiento. Y le llegó esa misma noche. ¿Cómo?, te estarás preguntando. Una vez superadas las tentaciones que le tendió el dios Mara, que lo embaucó todo lo que pudo y más, obtuvo la iluminación. Fue el momento en el que Siddharta Gaudama se convirtió en el Buda, o lo que es lo mismo, el Iluminado.

Que no dejó ninguna obra escrita.

No obstante, su esencia pervivió y se trasmitió de boca en boca. Su manera de ver la vida, de poner el énfasis en la propia experiencia como fuente válida de conocimiento, se convirtió en una manera de afrontar la vida basada en unos ricos y sólidos fundamentos:

· Entrenar la estancia en el presente y la consciencia de cada momento de nuestra vida.

· Acoger cualquier cosa que surja en nuestra experiencia, amorosamente y sin juicio.

· Abrir el corazón para hacernos amigos de nosotros mismos y permitir que surja la compasión por los demás.

Esta esencia es la que nos permite recorrer el camino de nuestra vida. Sólo así seremos capaces de hacer lo que queremos hacer en ella con el corazón y la mente despiertos. O lo que es lo mismo: atención plena, conciencia plena, presencia plena... Mindfulness, en definitiva.

Luego, siglos después, Chogyäm Trunga Rinpoche, maestro budista tibetano que huyó del país tras la invasión china, se dedicó a estudiar distintas miradas al ser humano occidental. Así pudo expresar su impresión de que el budismo se manifestaría en Occidente como psicología; y el doctor Jon Kabat-Zinn fundó a finales de los años setenta la Clínica de Reducción del Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Desde entonces, su aplicación como técnica para mejorar la calidad de vida de los individuos no ha pasado de crecer.

Y hasta hoy.


Por si alguien os pregunta por los orígenes del Mindfulness.

Y si quieres recibir una clase de Mindfulness, sólo tienes que decírnoslo ;)

Publicidad
Publicidad