Post
anterior
Siguiente
Post

Carta de empoderamiento a una mujer dependiente

Elena Mayor Lozano Felicidad Personal y Bienestar Profesional
19 Jun. 2018 4 comentarios

blogs_image_post_detail

Cuando te conocí enseguida me gustaste porque noté tu dulzura y emotividad, estuve seguro de que estaba ante una mujer honesta, fiel y con una gran capacidad de amar.

He luchado por nosotros, pero me es imposible hacer que lo nuestro triunfe porque tú no lo permites y sé que no eres consciente. Por eso he querido decirte con la mayor humildad y cariño lo que siento y lo que pienso, por si puede serte de ayuda.

Me gustaría que dejes de pensar que no vales, que eres inferior a otras mujeres. Me gustaría que dejes de creer que necesitas apoyarte en todos para decidir. Es mejor que no te guíes de lo que te diga todo el mundo; decide y actúa, aunque te equivoques.

Piensa que eres una mujer con formación, independiente económicamente, muy agradable y simpática. También eres una mujer sana, buena persona y guapa todavía. Sin embargo, te empeñas en seguir siendo víctima porque miras al pasado y te lamentas olvidando que en realidad tu presente es ideal. Valora esto que tienes y no mires tanto el pasado, lo que perdiste.

Lucha por encontrar tu sitio en la vida, ese que crees que también perdiste. Sé ambiciosa, tú lo tienes todo para tener un futuro brillante. De verdad, pienso que debes creer más en ti porque la persona que más te desacredita ante los ojos de los demás eres tú, al considerarte menos.

Está bien pensar, pero después decide y actúa. No pienses tanto las cosas porque sólo terminas dándole vueltas y no sirve para encontrar la solución. Muchas veces soy yo el recipiente de todos esos pensamientos circulares, y no sé cómo ayudarte porque pareces volver siempre a ellos, a pesar de mis esfuerzos por ayudarte.

Cuando me hablas pareces estar siempre justificándote y eso me impide admirarte. ¿Cómo voy a admirar a alguien que busca siempre mi aprobación para sentirse bien? ¿Cómo voy a admirar a alguien que me repite constantemente que no tiene valor? Me gustaría que, cuando estés conmigo, no hables mal de ti, no quiero saber toda tu vida, todos nos equivocamos y no necesitas explicármelo todo. Prefiero que dosifiques la información sobre ti, incluso me gustaría que existiera cierta dosis de misterio.

No tienes que esforzarte por tenerme, me tienes. Punto. Sólo tienes que disfrutarlo, sonreír y ser feliz. Si te esfuerzas, me pones en una situación incómoda. Yo no quiero esforzarme, quiero ser natural, pero me siento en deuda permanente contigo porque tú haces muchos esfuerzos por mi bienestar. Así que, finalmente, termino sintiéndome en deuda.

Sólo te pido que seas tú misma, así es como más me gustas, por eso te elegí para ser mi pareja, pero si tu no te gustas, voy a terminar por contagiarme y hacerte caso cuando me dices que no vales la pena.

Por favor, quiérete para que yo pueda quererte.

Publicidad
Elena Mayor Lozano

Elena Mayor Lozano

Formadora, Emotion

¡Gracias, Montse! Espero que así sea.
Montse Casasempere Ruiz

Montse Casasempere Ruiz

Social Media, Womenalia

¡Fantástica aportación, Elena! Estoy segura que nos servirá mucho. ;-)
Elena Mayor Lozano

Elena Mayor Lozano

Formadora, Emotion

¡Gracias, Paula!
Publicidad