PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo usar tu imagen para tu actividad profesional

Xiaou Princess Fashion
1 Apr 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Yo soy como tú, una mujer emprendedora, una profesional con un negocio en marcha que depende en gran parte de lo que yo transmito en 360 grados, por eso creo que es fundamental mantener el control de tu imagen, algo que todos sabemos, pero no siempre somos conscientes de todo su potencial.

Probablemente tienes en cuenta tu imagen en general, te preocupas de vestir “correctamente”, cuidas tu aspecto: maquillaje, ropa, accesorios... todo lo que social y profesionalmente se considera adecuado para el ambiente en el que te desenvuelves. Pero ¿has pensado en la posibilidad de adaptar esa imagen a cada situación en concreto y así, utilizarla para además “convencer”?

Como experta en Asesoría de Imagen, te voy a contar algunos trucos y consejos para poner en práctica cuando asistas a un evento, te presentes ante un proveedor o estés en tu negocio esperando a que un cliente entre por la puerta.

Analiza tu imagen y prepárate para convencer

Lo primero y más importante es tomar conciencia de tu aspecto, pero no en general como harías en tu vida privada, sino con respecto a tu actividad profesional, porque

no nos engañemos, las personas nos juzgan en base a sus expectativas, un “formato estándar” estético en el que cada uno tiene su casilla…lo que tienes que hacer es estudiar bien cual es tu casilla.

Es la consabida relación ejecutivo/traje que impregna nuestra sociedad y que, en lugar de un impedimento, facilita la tarea, porque es bastante sencillo adivinar lo que, los que entran en contacto contigo en el mundo profesional esperan encontrar, y poder adaptarse para plantear una estrategia de imagen para así convencer.

Ponte en la posición de quien busca tus servicios y piensa en sus motivos, ¿qué necesitan y qué espera encontrar?

Una vez comprendida cual es tu “casilla”, es necesario que seas capaz de ponerte en la piel de las personas que encuentras en tu ambiente profesional. No te estoy diciendo que no seas tú misma, eso sería absurdo porque no te sentirías segura para defender tu empresa, pero te invito a adaptar tu imagen a las expectativas de quien tienes delante, con el objetivo de obtener mejores resultados.

Elige tu atuendo en base al lugar y las circunstancias, y al cliente, tipo de servicio o circunstancias que tienes que afrontar, por ejemplo, si asistes a un evento profesional como una cena, una convención o una entrega de premios, no des cosas “por descontadas”.  Nos sentimos muy libres, pero no lo somos. Un ejemplo: eres la abogada más reconocida de la ciudad y experta en legislación europea, ¿Qué crees que espera el cliente que llama a tu puerta?... un impecable Armani, tanto si se trata de hombre como si es mujer. Nosotras mismas nos hemos adaptado a esa convención social.

Pero ¿qué pasa si la reunión en lugar de en ciudad española, es en Riad, Arabia saudí? No sé si elegirías ponerte un pañuelo para que los que te contratan se sientan más cómodos o no, lo que quiero es invitarte a que te plantees el problema en esta cuestión tan delicada, en la que entran en juego tus principios personales y tus principios como mujer, pero también el hecho de conseguir un cliente importante para tu empresa en un momento decisivo para tu carrera profesional.

Estudia a las personas de forma objetiva, la imagen funciona en ambos sentidos

Cuando tengas estas respuestas, haz el ejercicio contrario: cómo son las personas qué tienes enfrente, lo que su imagen cuenta de ello y cómo puedes conseguir que participen en tus objetivos.

Igual que puedes adaptar tu imagen para conseguir “gustar” a las personas con las que te encuentras en situaciones profesionales, razonar y analizar la apariencia de estas personas puede resultar muy útil. No olvides que además las personas que se desenvuelven en tu ambiente profesional es probable que pertenezcan a la misma casilla en la que te encuentras tú.

La imagen personal es una herramienta y debes manejarla como tal, desde lo más evidente, como elegir una camisa rosa si vienen a contratar un servicio de tu empresa mujeres de la asociación de lucha contra el cáncer de mama, como algo más sutil pero y exactamente opuesto: evitar vestirte de arriba a abajo de color blanco óptico que recuerda a las batas de hospital.

Personaliza tu imagen profesional para diferenciarte

Llegamos a este punto a la necesidad de personalizar tu imagen profesional, porque con la enorme oferta que existe en el mercado y la gigantesca competencia, es necesario distinguirse pera hacer la diferencia. El impacto que crea tu imagen en las personas que encuentras, tanto en tu vida privada como en la profesional es tan grande, que puede tener consecuencias económicas o de “salud profesional” reales.

Si te encuentras en una situación que no controlas y tu armario no contiene prendas de esas características, pídeme ayuda. Dispongo de un servicio de Personal Shopper en Madrid, al que precisamente acuden muchas personas que se encuentran en esas circunstancias y necesitan una ayuda puntual para una ocasión en concreto.

Puedes conseguir resultados increíbles razonando de esta forma sobre tu imagen, y no solo en sentido meramente económico. Por ejemplo, puedes conseguir también que una clienta muy tímida no se sienta “agredida”. Aprende a pensar en la imagen de las personas que pertenecen a tu vida profesional, de un modo distinto a la de las que pertenecen a tu vida privada. Lo mismo vale para la relación que tu misma estableces con tu imagen profesional. No las confundas, créeme. Tu imagen es tu arma secreta, una herramienta profesional más que te dará muchas satisfacciones si la mantienes en forma

Publicidad
Publicidad