Post
anterior

Que una mala primera impresión no te arruine el curso

Carme Padilla Familia S.A.
23 Sept. 2016 0 comentarios

blogs_image_post_detail

Los psicólogos entienden que, en algunas situaciones, prejuzgamos a la persona que acabamos de conocer por un rasgo que sobresale en él –sea positivo o negativo- y generalizamos a partir de esa primera impresión. Le llaman efecto halo y, ahora viene el dato conflictivo: lo hacemos en milésimas de segundo. Lo descubrió Thorndike en 1920 y, los que nos dedicamos a la comunicación, sabemos que es un poderoso elemento a tener en cuenta cuando trabajamos con percepciones de marca. Algunos le llaman “primera impresión”, pero va más allá en sentido negativo porque los prejuicios son más duraderos y difíciles de eliminar de nuestra mente que una buena primera impresión.

Una de esas situaciones proclives al efecto halo es la que hace pocos días envuelve a las familias con hijos en etapa escolar. Nuestros hijos ponen en marcha ese efecto en cuanto un profesor nuevo sube a la tarima y, de esas milésimas de segundo, puede depender su ánimo al volver cada día a clase, sus comentarios a la hora del descanso o su motivación a participar. Si es en sentido positivo: felicidades al chaval, al profesor y a la familia. Pero si es en sentido negativo, hay que ponerse a trabajar. Los profesores saben –quiero pensar así- que la imagen que proyectan en sus alumnos es fundamental para ser eficientes en su labor. Por tanto, deberían ser conscientes de esas milésimas de segundo y, abriendo el abanico de colores, conscientes de su marca personal como profesor. Las leyendas de exalumnos que tuvieron un efecto halo negativo con un docente es, sin duda, una de las amenazas a las que deberá atacar ese docente para contradecir a la primera impresión subjetiva. Tiene a su disposición todas las estrategias y metodologías de marca personal que, como cualquier profesional, puede poner en práctica.

Una buena impresión positiva es un punto a favor de nuestra marca personal y un escollo menos, pero mantenerla se convierte en un reto. La no coherencia entre esa percepción rápida y el resto de nuestra acción provoca desencanto, frustración y es un camino de difícil retorno. Los profesores de alumnos adolescentes hacen equilibrios a diario para mantener y fortalecer esa coherencia. Los padres también sabemos mucho sobre esos equilibrios porque de ellos depende nuestra autoridad.

Algunos docentes coinciden en que estos primeros días son complicados porque su marca personal es puesta a examen de manera intensiva y no siempre tienen las herramientas para salir airosos. A los que me piden consejo siempre les digo que la primera acción es ser conscientes de esa situación y que el miedo no les borre la sonrisa y la satisfacción de tener uno de los mejores trabajos que existen; si lo ejercen a partir de esa soberbia bien entendida, lo demás es más fácil de conseguir. No hay fórmulas mágicas pero cuidar el tono de voz, las miradas personalizadas a la audiencia, y transmitir que, mientras estas ante ellos, son lo más importante de tu vida, te hace subir enteros semana tras semana pasadas las dichosas milésimas de segundo del halo.

El examen intensivo también lo sufren los alumnos nuevos, sería genial que preparemos a nuestros hijos en caso de tener compañeros nuevos y hacer ejercicios de empatía y de responsabilidad hospitalaria. Entender las necesidades de los que nos rodean es una obligación moral tanto si el halo es positivo como si es negativo, en este último caso mucho más importante para ejercitar virtudes que en su época adulta les valdrán más que cualquier máster post-universitario. Eso también se sumará a su cuenta de haber de su propia marca personal. 

Y un ruego, padres y madres, gestionemos generosamente también nuestro efecto halo cuando vayamos a conocer a los profesores nuevos de nuestros hijos, sobretodo si antes de salir de casa no nos hemos sometido a ese mismo efecto delante del espejo. ¡¡ Feliz inicio de curso a todos!!

Publicidad
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play