Siguiente
Post

Mi padre me miente

Carme Padilla Familia S.A.
27 Feb. 2015 0 comentarios

blogs_image_post_detail

 

 

 

Hace unos días me llegó de forma viral -no podía ser de otra forma- un video enternecedor, de esos que van acompañados por etiquetas como #motivación, #inspiración, #familia, #padres,... Ante semejante combinación no pude más que acceder como si de un automatismo se tratara. Para los que lo habéis visto, basta deciros que es el video del padre chino que miente a su hija –de unos 8 años- y para los que no lo habéis visto os resumo que se muestra a una niña feliz, con un padre feliz pero que en realidad es un ser bastante desgraciado que malvive con varios trabajos sin cualificar y que le agotan físicamente. El hecho de ver cómo la niña descubre la mentira del padre y las lágrimas y abrazos que se profesan se concibe como el climax de la narración y como el grado máximo del sacrificio paterno por el bien de su hija. Os dejo el enlace de 'mi papá me miente´ en su versión traducida al español https://www.youtube.com/watch?v=xszN8u0eQXM

Menudo disgusto nos ha agarrado viendo el video. Seguramente las circunstancias que rodean a los protagonistas –no aparece la madre, niña-padre, ambiente laboral en china y todas las que el autor del relato nos ha querido dejar de manera subliminal- son, efectivamente para llorar y seguramente, también, es un caso extremo en el que no todos podemos sentirnos identificados al cien por cien.

Dicho esto, no vamos a hacer lo que nunca hay que hacer: juzgar a un padre. Pero sí podemos juzgar el comportamiento del padre. Llevado el relato a nuestra cotidianidad podemos pensar en las veces que nos hemos visto tentados a mentir a un hijo "por su bien". Y digo "tentados" porque la carne es débil pero la razón no. Sentimos la responsabilidad de proteger a nuestros seres queridos de aquello que les puede dañar física o psicológicamente, pero a menudo lo que hacemos es proteger nuestros miedos tras esas mentiras piadosas.

Mentir a un hijo es enviarle un mensaje de desconfianza hacia su propia autonomía, hacia su autoestima y hacer saltar por los aires los canales de comunicación que habíais construido juntos.

Por muy negativa que sea la cuenta de resultados de tu empresa, ¿prefieres mentir a tus accionistas "por su bien", o que sepan que el barco en el que estáis remando está teniendo problemas?

No es lo mismo, lo sé, porque queremos a nuestros hijos pero posiblemente no queremos a nuestros accionistas. Es justo en este momento de la reflexión en el que aparece el amor, ese concepto traído y llevado que nos convierte en aforados para hacer lo que queramos –siempre bajo rectitud de intención, por supuesto- pero que a nuestros hijos les obliga, precisamente, a no mentirnos a nosotros. Te miento porque te quiero y no quiero hacerte daño, pero tú no me mientas porque te quiero y puedes contármelo todo.

Nuestra familia es mucho más que una empresa donde todos los implicados deben tener toda la información de lo se cuece. La cuenta de resultados de nuestra familia no reparte dividendos en caso de bonanza, reparte dividendos cada día durante muchos años, porque compartir los fracasos nos hace más fuertes que compartir solo los éxitos.

La autoridad paterna (incluyo en el término paterno-materno), igual que el liderazgo profesional, se gana día a día y puede perderse en algún momento. Una mentira –por piadosa que sea y por mucha buena voluntad que haya detrás- es la manera más rápida y efectiva de destruir esa autoridad.

La buena noticia de este post es que aunque el liderazgo, una vez se pierde, raras veces se recupera, la autoridad paterna se recupera. No mientas a tus hijos. Utiliza tus dotes comunicativas que tan bien utilizas en tu entorno laboral. Analiza a tu receptor (edad, carácter, circunstancias, necesidades, expectativas...), escoge el mejor canal y construye un mensaje; asegúrate de que el mensaje ha llegado eficazmente y, sobretodo, sé honesto y honrado.

Nuestra marca personal como padres debe seguir siendo la opción preferente en nuestra familia, pero de ese tema hablaremos en el siguiente post.

Publicidad
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play