PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Creer en uno mismo, no es ser un creído

Yolanda Soler Grajera Excelencia es femenino
14 May 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

En una conversación con mi colega Cristina me comentaba que, en México, trabajando con un deportista, éste le contaba que le habían clasificado para el mundial de futbol y que su entrenador le había dicho "ahora no te la creas". Ante lo que el deportista se quedó bastante desconcertado. Y digo yo...si no crees en ti mismo ¿Quién va a creer? Si no crees en ti mismo cuando vas a disputar un mundial, si no crees en tus capacidades, si no crees que eres capaz de actuar de una forma eficiente, ¿quién lo va hacer?

No deberíamos confundir los términos "creer en uno mismo" y "ser creído".

Si buscamos en el diccionario la palabra "creído" nos dice que es una persona que muestra orgullo excesivo por las cualidades o actos propios. Creer en uno mismo está relacionado con la autoconfianza, con la creencia de que uno puede llevar a cabo una conducta de manera exitosa. Con sentirse capaz. Y esto es una gran ventaja a la hora de enfrentarnos a cualquier situación.

La palabra "creído" nos dice que es una persona que muestra orgullo excesivo por las cualidades o actos propios.

"Si se cree y se trabaja se puede" estas declaraciones del Cholo Simeone salieron en multitud de medios tras ganar la liga en la temporada 2013/2014 . Uno de los trabajos que realizó este entrenador fue hacer creer a su equipo que era capaz, además por supuesto de trabajar duro.

En el deporte se gana y se pierde continuamente, lo cuál te regala buenas dosis de humildad. Cuando pierdes significa que hay alguien mejor que tú. Y eso, por lo menos a mi, te hace reflexionar, te hace querer mejorar para que no te vuelva a pasar, para que la próxima vez seas tú el que ganes. Yo cada vez que he perdido, no he llorado, no me enfadado, no he buscado excusas...sólo he pensado "voy a entrenar más y mejor, voy a seguir trabajando, esforzándome y así tendré más posibilidades de ganar".

Perder significa tener que levantarse después de haber caído.

Todo ello conlleva buenas dosis de humildad, honestidad, compromiso, sacrificio, esfuerzo...

Yo siempre he creído en mi misma, me he sentido capaz. Me he sentido orgullosa, nunca en exceso, de mis éxitos y he aprendido de las derrotas. Ahora trabajo con muchas personas para que esto les suceda a ellos, para que ganen en auto-confianza, para que se sientan capaces de enfrentarse a cualquier situación, para que luchen por lo que quieren. Y me siento realmente satisfecha cuando esto sucede.


Si te ha interesado este post te recomendamos: 


Publicidad
Publicidad