NEXT_POST

Qué ver en Bucarest durante un fin de semana

Karin Viajera Europa Viajes
9 Dec 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Bucarest es una de las capitales en donde seguramente nunca te aburrirás. Tiene mucho por ver y más aún por ofrecer. Por eso si planeas conocer Bucarest o simplemente piensas en dónde podrías pasar un fin de semana, la capital de Rumanía es un destino perfecto. Pero mejor no hablemos demasiado, sino que vayamos ya a ver todo lo que podríamos visitar y disfrutar en esta ciudad rumana.

Si se habla de Bucarest, todos mencionan el famoso Parlamento. Y tienen razón porque es el lugar, tal vez, más llamativo en Bucarest. Está compuesto de dos cámaras y es uno de los proyectos arquitectónicos más caros que ha habido en la Europa de su tiempo. Se trata del segundo edificio más grande del mundo después del Pentágono de Estados Unidos.

Otro lugar famoso es la Piata Revolutiei. Justo en esta plaza el famoso dictador rumano Nicolae Ceaucescu dio su último discurso. Después de eso, huyó de Bucarest en helicóptero.

 

También enfrente de esta plaza podemos encontrar el Museo del Arte, salpicado de las más finas piezas de arte nacional rumano.

Desde aquí nos movemos hacia el parque Herastrau. Si quieres descansar del ruido de la ciudad, aquí tienes una de las mejores posibilidades. Es un parque grande en donde los habitantes de Bucarest vienen con sus familias y amigos para disfrutar, montar bici o hacer otras actividades.

A los pies del parque vemos el museo etnográfico, el Museo Satului, con muestras de las regiones de todo el país.

No podemos olvidar hablar de la calle Kiseleff. Se trata de una calle llena de embajadas, museos y pequeños parques. Ofrece un paseo relajante por la ciudad. Quizá, el lugar más interesante de la calle es el Arco de Triunfo. Un arco de 27 metros de altura que es el símbolo de la gran victoria en la Primera Guerra Mundial.

En Bucarest tiene su lugar también la Ópera Nacional de Bucarest, así como también el Teatro Nacional de Bucarest.

Nuestra visita la terminamos en el Monasterio Stavropoleos de origen griego, ubicado en la calle Stavropoleos. Vale la pena visitarla así como también lo ha hecho visitar toda la capital rumana.

Publicidad
Publicidad