PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Eslovaquia, el Danubio, las montañas y otros monumentos

Karin Viajera Europa Viajes
16 Dec 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Tal vez muchos os lo preguntéis: ¿dónde está Eslovaquia o, cuál es la capital de Eslovaquia? En realidad esta duda la hemos tenido muchos. O más de los que pensáis puesto que aunque somos generalmente buenos conocedores de Europa, existen países cuya creación es relativamente reciente.

Por eso hay que decirlo y no hay ningún problema con ello. Eslovaquia está en pleno corazón de Europa. Desde España, por ejemplo, lo conocemos como la Europa del Este pero desde el centro de Europa, Eslovaquia simplemente es un país más como Polonia, Hungría o la República Checa.

Simplemente ellos mismos lo llaman y se consideran parte de Centroeuropa. Su capital es Bratislava y su segunda ciudad mayor en población o número de habitantes es Košice. Montañas, grandes lagos, cuevas, castillos y bosques, todo esto junto a un idioma que lo habla relativamente poca gente pero que proviene de las lenguas eslavas, hace que sea un buen país para visitar si quieres ver algo diferente.

Pero ¿por qué diferente? Muy bien, pues es diferente porque en realidad está más allá de los clásicos Berlín, París o Londres. Se puede recomendar incluso hacer un tour por Praga, Viena, Budapest y yendo también por Bratislava.

 

De esta forma podríamos ver todos los países de Centroeuropa, y que antes pertenecían a los países del Pacto de Varsovia, en asociación con la URSS.

Eslovaquia tiene como algunos de sus principales recursos turísticos las montañas Tatra, que comparte con Polonia o el río Danubio, que pasa por Bratislava, su capital. También tiene lugares majestuosos en cuanto a belleza y naturaleza, como el Paraíso Eslovaco, como su propio nombre indica.

Hoy en día es relativamente fácil viajar aquí, desde algunas ciudades españolas. Por ejemplo con vuelos de bajo coste como con Wizz Air o Ryanair, se puede viajar a cualquiera de los países colindantes con Eslovaquia o incluso a la propia capital, Bratislava.

Para ver todo el país es bueno moverse en tren, aunque también se puede optar por alquilar un coche y viajar por carretera. Seguro que no te va a decepcionar, pero tienes que saber qué esperar.

Eslovaquia destaca sobre todo por su naturaleza, sus castillos, sus calles y pequeñas plazas de algunos pueblos que incluso son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. No es poco lo que puede ofrecer este país, tan desconocido como bonito por dentro.

Siempre tendrás tiempo para visitar París, pero ahora es un momento único para viajar a Eslovaquia puesto que aún no ha sido descubierto por las grandes masas de turistas que cada año salen de su país.

Publicidad
Publicidad