PREVIOUS_POST
NEXT_POST

5 LECCIONES DEL NETWORKING QUE APRENDIMOS DEL PEQUEÑO NICOLÁS

FRANCISCO SANTOS Escuela de Negocios y Dirección
6 Feb 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Reconozcámoslo: el "dime con quién andas y te diré quién eres" tiene su repercusión. Se llama networking y ha llegado para quedarse. Con la irrupción de las redes sociales, ya nadie tiene excusas para no intentar sacarles partido y desarrollar una buena base de contactos, que correctamente utilizados, pueden generar interesantes ventajas a nivel profesional. La cuestión no es baladí: en la era de la marca personal, saber venderse con originalidad puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Uno de los individuos más célebres en el panorama nacional que mejor (y a la postre, peor) provecho han sacado del networking ha sido el "pequeño Nicolás", sobrenombre por el que ha alcanzado la fama en programas de televisión y diferentes medios. Sin embargo, tras el mote está  simplemente "Fran", un joven de tan solo 20 años que gracias a su osadía y buen manejo de las relaciones públicas, ha logrado engatusar a importantes personalidades del mundo de los negocios y la política. ¿Cómo? Vamos a tratar de desvelar algunos de sus secretos:

-          Confía en tu propio potencial: a la hora de crear una red de contactos es fundamental ser consciente de la capacidad que tenemos cada uno de nosotros para destacar y ganar notoriedad. En Internet es habitual que uno tienda a asustarse y amilanarse cuando ve tales cantidades de información moviéndose constantemente, pero por algún lado hay que empezar. Incluso los más grandes influencers, con su enorme cantidad de seguidores, tuvieron un comienzo. Cuando tengas dudas acerca de tus posibilidades, piensa en el Pequeño Nicolás y sus 20 años... ¿crees que su precocidad, falta de preparación o inexperiencia le cohibieron en algún momento? Es hora de ser valientes, ningún proyecto se construye sólo.

-          Aprende a captar la atención de tus interlocutores: sin un buen discurso nunca destacarás. Ensaya tu manera de utilizar el lenguaje, adáptate a la situación y procura empatizar con la persona con la que estás hablando, pues no todas las personas son iguales (uno de los grandes errores a evitar cuando se utilizan las redes sociales). Los logros y la experiencia sirven de poco en el cara a cara. Entrenar tus habilidades comunicativas es fundamental para conseguir alinearte con lo que está buscando el destinatario de tus mensajes. Aquí también juega un papel importante el aspecto físico y el atuendo. Si tu networking te proporciona la oportunidad de establecer reuniones físicas con tus contactos, no pierdas la ocasión y acude a la cita con la ropa adecuada. Francisco Nicolás vestía siempre de traje, algo que le ayudaba a transmitir respeto y confianza a todos los que le rodeaban. Además queda mejor para las fotos.

-          Dedícale tiempo a tu red de contactos: como más tarde trascendió por los mensajes que se filtraron en los medios, el Pequeño Nicolás era un usuario muy activo de Whatsapp y del correo electrónico. Hay que ser proactivos, esforzarse en cuidar a los contactos. Se trata de estar siempre en disposición de ayudar y ser ayudado, de establecer la reciprocidad en las relaciones y de  fomentar el espíritu colaborativo. Nunca se sabe cuándo puede surgir la oportunidad que estamos esperando, por ello hay que afanarse en generar el mejor contexto posible para que ésta pueda tomar forma.

-          Procura ser útil a tu comunidad: Francisco Nicolás decía estar implicado en varios de los sucesos más trascendentes de la agenda político-social del momento, algo que solo puede ser comprensible dando por hecho que su entorno lo tenía como persona resolutiva, solucionadora de problemas, mediador. Se trata de descubrir aquello que nos hace valiosos para los demás, y conseguir rentabilizarlo. Iniciar una red de contactos puede ser algo provechoso, pero para sacarle partido hay que ir un paso más allá y saber transmitir a los demás lo que sabemos hacer, y por qué podríamos hacerlo mejor que otros. Hay que preguntarse ¿qué nos hace diferentes?

-          El éxito sólo conlleva más trabajo: en plena cima del triunfo personal y profesional, el Pequeño Nicolás comenzó a sacar pecho, a presumir, y fue entonces cuando se truncó su particular castillo de naipes. No conviene confundir el reconocimiento de los demás con el autobombo. Tu mejor tarjeta de presentación siempre será la referencia positiva de alguien con el que hayas trabajado, no las apreciaciones (hiper)positivas que puedas tener de ti mismo. La falta de discreción puede vender tu imagen a corto plazo, pero si ésta no está basada en los hechos, descubriendo con el tiempo que detrás de ella no hay más que humo, esto llevará a la desconfianza de tus posibles contratistas, y hasta al rechazo de los que una vez fueron socios y/o colaboradores.  En el mundo laboral el éxito puede ser algo muy fugaz. Recuerda, la humildad y la franqueza son valores con los que todos nos identificamos de forma natural, lo que facilita la comunicación.


Y tú, ¿estás de acuerdo con estos consejos?

Publicidad
Marina Noguera Manzano

Marina Noguera Manzano

Financial Analyst, OVB Allfinanz España S.A.

jajajajajajj... Qué bueno! Cómico y Veraz!
Publicidad