PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Como tener empleados satisfechos y comprometidos

Marta Alerm Empresas felices
23 Jul 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Cada vez más, los empleados quieren ser preguntados, valorados, quieren feedback, oportunidades para innovar, participar en las decisiones que afecten su trabajo, sugerir,… Cada vez esperan más de su compañía y de sus superiores. Y como ya hemos hablado anteriormente, estas necesidades tienen más que ver con sentirse recompensados y reconocidos que con lo que ganan económicamente.

Así que, ¿qué pueden hacer sus superiores para que los empleados se sientan comprendidos, comprometidos y entusiastas con la empresa?

  • Reconocimiento: la razón número uno por lo que las personas dejan un trabajo es porque no se sienten apreciados. El 65% de las personas encuestadas dijeron que no habían recibido ni una sola palabra de apreciación ni elogio en el último año. Los empleados prefieren reconocimiento inmediato y personalizado de su jefe más que cualquier tipo de motivación de su lugar de trabajo. Este elogio puede ser en persona, escrito a mano o electrónicamente. Es suficiente para que los empleados sientan que valen y que no se los está dando por sentado.
  • Di “por favor” y “gracias”: en vez de decir “quiero que hagas esto ahora”, intenta añadir un “por favor” y un “gracias”. Son simples palabras que fomentan que el empleado trabaje más y mejor que con otros incentivos y no cuesta nada decirlos, se sentirán más respetados. Se puede agradecer por su atención, por su paciencia, por sus opiniones, por su tiempo, por su esfuerzo, por ayudarte,…   
  • Mira a las personas a los ojos cuando hablas: el contacto visual refuerza el valor, muestra que les das importancia. Así que, cuando hables o te hablen, aunque estés haciendo algo, para y míralos a los ojos.
  • Llámales por su nombre: los nombres son importantes. Llamar a alguien por su nombre significa que esta persona es más que un número, que la estás valorando individualmente.
  • Recompénsales: las recompensas no son lo mismo que valorar a tu empleado ya que las recompensas se dan cuando alguien ha hecho algo bueno y el reconocimiento o valoración se manifiesta sin que necesariamente, se haya hecho algo bueno. Las recompensas se pueden dar cuando se consiguen los objetivos establecidos, finalizar un programa de entrenamiento,… Y pueden ser desde un aplauso, una tarjeta de felicitación o un email, un viaje, una cena, o dinero. Cada empleado prefiere distintas recompensas, así que se puede dejar que elijan ellos mismos.
  • Una tarde libre: para reconocer su esfuerzo también es muy válido recompensar a tus empleados dándoles la tarde o el resto del día libre. O se puede dar con mayor planificación, por ejemplo, dando horas libre cumpliendo proyectos o terminando antes sus tareas. A diferencia de lo que se piensa, el tiempo libre representa menos de un 1% de bonus en términos de coste para la compañía y la percepción del empleado es mucho más alta.
  • Cinco minutos de gloria: a todo el mundo le gusta sentirse reconocido y que valoren sus talentos y habilidades, por eso, se puede celebrar días especiales para apreciar a los empleados “semana del empleado”, para dar la bienvenida a nuevos empleados,… O simplemente, dedicando un apartado en un email semanal para hablar del trabajo bien hecho de un departamento, de un trabajador,… Compartir las buenas noticias es una manera muy efectiva y fácil para generar felicidad y bienestar entre los empleados.
  • Celebra: celebra los éxitos de la compañía con tus empleados, contando lo que se ha conseguido, quien estaba involucrado en el proceso, quien ayudó, los retos que había que afrontar, como se resolvieron,…  

A menudo, los pequeños cambios y detalles son los que generan mayor cambio, solo es necesario valorar lo que se tiene y apreciarlo.

Publicidad
Publicidad