PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo facilitar los cambios a tus empleados

Marta Alerm Empresas felices
17 Mar 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Los cambios son inevitables y más ahora que la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso. Aunque los cambios sean para mejor, a las personas no nos gustan: cambian nuestras rutinas, requieren nuevos aprendizajes, cambian nuestro modus operandi,… Y para tus empleados no es diferente.

Hasta hace poco, cuando se implementaba un cambio en la empresa lo que pasaba es que venía algún superior y decía a los empleados: “a partir de ahora esto se hace así”. Punto. Y los empleados, sin saber nada sobre el cambio, tienen que adaptarse a cambios tecnológicos, de procedimiento, de recolocación, reorganización,…

Para facilitar el cambio a tus empleados y que lo acepten más rápido y se adapten mejor, puedes tener en cuenta estas estrategias:

  • Da información del panorama general – los empleados que entienden el propósito de los cambios, son más proclives a aceptarlos y a cooperar. No es lo mismo empezar a rellenar informes que requieren más tiempo y son más complicados sin entender porqué tienes que hacerlo que saber que es para reducir conflictos con clientes y posibles demandas judiciales. Es importante especificar el motivo del cambio. No sólo decir “es bueno para la compañía” sino explicar los beneficios reales del cambio.
  • Explica cómo se implementarán los cambios – informa regularmente a los empleados. Quién implementará los cambios, cuando se realizarán, cómo se implementarán,…
  • No impongas el cambio, trabaja con los que están envueltos en el cambio – informa a los empleados cómo se verán envueltos en los cambios, lo que se espera de cada uno de ellos, cómo afectará el cambio en su trabajo en el presente y en el futuro y sobre todo, pregúntales cómo quieren que se implemente el cambio en su lugar de trabajo.
  • Facilita recursos apropiados para el cambio – asegúrate que hay material, mentores, cursos, seminarios necesarios para facilitar el cambio. Cuanto más seguros se sientan los empleados sobre lo que les depara el futuro, menos se resistirán al cambio.  No todo el mundo acepta el cambio del mismo modo, utiliza los empleados más predispuestos para que ayuden y motiven a los que lo están menos.
  • Proporciona el calendario del cambio - ¿Cuándo se realizará el cambio? ¿cuál es la agenda? ¿Cómo afectará a los involucrados? No es lo mismo un cambio progresivo a lo largo del tiempo que un cambio inminente la semana que viene. Dando fechas de las diferentes fases ayudará a los empleados a estar preparados. Cuanto más informados, más valorados se sentirán y más fácil será el cambio.
  • Identifica a las personas a las que acudir – durante el cambio, la confusión y el caos son inevitables. Si hay una persona, o varias, responsable de responder dudas y de acompañar a los empleados, los empleados se sentirán menos desorientados y menos confundidos. Define responsables para cada etapa del cambio y encárgate que los empleados los reconozcan.
  • Prepárate para los problemas - ¿cuáles son los problemas potenciales? Siempre pueden salir problemas y si estás preparada para resolverlos, serán más fáciles de gestionar. Puedes realizar focus groups, reuniones o tener informadas a las personas responsables para saber a quién acudir ante posibles conflictos y cómo resolverlos. Asegúrate de tener un sistema rápido y eficiente para resolverlos.

Ante cualquier cambio, es importante responder la pregunta “qué gano yo” ya que si tu empleado no gana nada en este cambio, su resistencia puede ser mayor. Asegúrate de responder esta pregunta. Por ejemplo: “harán tu trabajo más fácil del modo que…”, “incrementará los beneficios de la empresa y nos permitirá aumentar sueldos y bonuses,…”

Cualquier cambio tiene que beneficiar también a tu empleado.

Publicidad
Publicidad