PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Regalar a los empleados que acaban de tener un bebé, una acción de RSC

Manuel Hurtado Fernández Empresa, RSC y ámbito Materno-Infantil
23 Mar 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

En el anterior post hablamos de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), de los grupos de interés de una empresa, y de la especial relevancia de uno de estos grupos: los empleados.

En efecto, en la RSC (como en casi todo en esta vida) conviene empezar por la base, desde lo más básico. De lo contrario, los avances no tienen mucho sentido. Lo más importante de un árbol son las raíces. Aunque sean lo menos visible son las que permiten que el árbol avance, crezca.

Y una de las "raíces" de toda empresa, uno de sus pilares, son sus empleados.

De ahí que una Responsabilidad Social Corporativa bien entendida empiece por una especial consideración hacia sus empleados, su capital humano, cuyo talento y compromiso hay que fomentar y potenciar para conseguir que ese árbol que es la empresa avance y crezca lo más fuerte, sólida y sanamente posible (o, en términos muy queridos por la RSC, con la mayor sostenibilidad posible).

Esta responsable relación de la empresa hacia sus empleados se viene plasmando de múltiples formas, siendo una de ellas la atención hacia su bienestar (beneficios sociales, programas y acciones que facilitan su vida, etc), en tanto que trabajadores y profesionales que son, pero atendiendo también a otras facetas propias del ser humano, siendo una de ellas la dimensión familiar.

En el ámbito de la empresa, la atención a la dimensión familiar de sus empleados se plasma, por ejemplo, en una mayor consideración hacia la conciliación familiar y laboral.

En este contexto, está claro que uno de los momentos más especiales en la vida familiar y personal de todo empleado es el nacimiento de un hijo.

Un momento especialmente adecuado para que la empresa demuestre su compromiso hacia el empleado, y como consecuencia, para que éste se sienta identificado con la empresa, aumente su orgullo de pertenencia y su motivación.

Regalar a los empleados y empleadas que acaban de tener un hijo es sin duda una emotiva forma de hacer patente ese compromiso.

Un regalo acertado en un momento único se convierte en algo inolvidable

Si ese regalo es presentado de una manera cuidada, elegante y tierna, puede convertirse en un extraordinario detalle que potencie vínculos emocionales. Si a ello se une la practicidad del regalo (un plus que sin duda todas las mamás saben apreciar), la combinación resultante puede ser recordada con sincera gratitud.

Este regalo así ofrecido, en un momento tan especial, no sólo tiene una muy positiva acogida en el empleado que lo recibe, sino también entre sus compañeros, que hacen suya la satisfacción y el halago que ello produce.

BebeDeParis, líder en comercio electrónico del mercado español en regalos de nacimiento, con más de 20 años de trayectoria, ha sabido entender, casi desde sus inicios, la importancia de lo que acabamos de exponer, dirigiendo un porcentaje elevado de su actividad a las empresas.

Regalar a los empleados y empleadas en el nacimiento de sus hijos es una forma de homenajearles y de reconocerles su valía como trabajadores, y como seres humanos. Y de demostrar que la empresa valora los principios en los que se asienta la Responsabilidad Social Corporativa.

Publicidad
Publicidad