PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Invertir en tecnología con cabeza

Elizabeth Rodriguez Emprendimientos y Empresas
13 Jun 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Si hoy invertimos en un móvil con una capacidad de 32 GB, en sólo unos meses habrá salido al mercado algún “primo” suyo con el doble de capacidad y así sucesivamente. Partiendo de esta premisa, invertir una suma sustanciosa por poseer el último modelo es un derroche.

Y además, seamos sinceros, hay móviles u otros aparatos, que no entendemos, de cuyas 10 000 funciones sólo conocemos 3 y además terriblemente irritante al desplazarnos por su interfaz, pero es el último modelo y a más de uno le gustará ostentar como quien tiene un Ferrari.

Es mejor ser humilde y buscar un modelo moderno pero práctico. No vamos a ser menos por poseer un aparato más sencillo. La valía de las personas no se demuestra con los objetos materiales pero, lamentablemente a esta sociedad del narcisismo y el consumo no le entra en la cabeza.

Al comprar un ordenador

Los ordenadores y portátiles pierden su valor muy rápidamente, hay que pensar que es un pequeño proyecto de inversión (ver la clasificacion de los proyectos aquí) y que las tecnologías duplican su rendimiento y capacidad en poco tiempo como ocurre con todas los aparatos electrónicos y de telecomunicación.

La mejor temporada para comprarlos son rebajas y septiembre - noviembre puesto que coincidiendo con la vuelta al cole hay descuentos en el precio muy interesantes. Es importante que no nos cieguen las marcas, diseño, colorines y tamaño. Por ejemplo, hay personas que se compran un ordenador porque es rosa y visualmente les gusta, independientemente de la relación calidad, utilidades y precio. Esto es un error y una actitud pueril. Hay que ver qué necesitamos, para qué lo vamos a utilizar (sólo internet, estudios, diseño gráfico,etc). Si vamos a mover el ordenador de sitio, si vamos a desplazarnos con él o no. Si el ordenador va a quedarse en casa lo idóneo y más barato es un sobremesa.

Cualquier informático te dirá que lo mejor es montarte tu propio ordenador clónico seleccionando las capacidades que quieres que tenga (velocidad, gráficos, sonido, tamaño de disco,etc) y poniéndolas en tu ordenador en vez de comprar un ordenador completo de marca. Muchas tiendas especializadas lo pueden hacer y aparte del ahorro en el precio tendremos un ordenador adaptado a nuestras necesidades.

¿Portátil o sobremesa?

Sin embargo con la llegada y el tamaño compacto de los portátiles el ordenador de sobremesa se ha pasado de moda, y ya ni siquiera el portátil de antaño puesto que hay portátiles más finos, de reducidas dimensiones y compactos, aunque con una pantallita que a más de uno podría dejarle ciego.

Otra opción es comprar un portátil y tener varios discos duros de gran capacidad extraíbles. Pero hay que tener en cuenta que es más fácil sustituir las piezas en un sobremesa clónico que en un portátil. Incluso los ordenadores de marca tienen piezas de tamaño singular que en caso de estropearse, por ejemplo una subida de tensión que rompa la fuente, es increíblemente difícil encontrarlas y son muchísimo más caras que una pieza funcional y común de un ordenador clónico.

Finalmente, es mejor instalar en nuestro nuevo ordenador un sistema operativo como Linux y mucho más barato, que comprar la clásica versión de Windows.

Publicidad
Publicidad