PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Validando la idea del negocio

Ana Correa Emprendiendo a vivir
19 Jan 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Mi objetivo con este blog– además de los míos propios de autorrealización y aprendizaje – es presentarles maneras de poner en marcha los proyectos.

En entradas anteriores (¿Por qué fracasan los emprendimientos? y El Producto) se habló sobre la falta de viabilidad económica como la principal causa de cierre de los negocios. ¿Por qué no son viables? Generalmente porque el producto no está bien diseñado, no se ha identificado de manera apropiada a los clientes, a la competencia, a los sustitutos del producto; y por lo tanto la estrategia de cómo nos diferenciamos y cómo vendemos falla...y las ventas no llegan.

¿Cómo saber efectivamente que va a salir mal?

Cuando se trabaja con proyectos, es norma realizar un piloto para determinar el comportamiento de las variables inciertas. ¿Por qué no hacer lo mismo con nuestro emprendimiento? De hecho, de manera intuitiva, muchos arrancamos "liviano", con poco gasto, haciendo todo nosotros mismos... Sin embargo, esto no es un piloto propiamente porque no tenemos como objetivo definir con claridad las incertidumbres en nuestro modelo de negocio.

Pensando en esto, encontré un post que hacía referencia a la necesidad de validar la idea antes de comenzar a sortear las complejidades de montar un negocio.

La mayoría de emprendedores montamos el negocio para después darnos cuenta de lo difícil que resulta atraer al mercado.

"If you're thinking about starting a business, do yourself a favor and test the market before diving all in". (Benji Hyam)

El piloto es la manera de solventar todas - o al menos gran parte de - las dudas. Para esto no se necesita más que un prototipo mínimo de tu producto o servicio. Recordemos que el piloto nos sirve para bajar la incertidumbre de nuestro modelo de negocio. Pongamos un ejemplo:

Quiero montar un negocio para mantenimiento y diseño de jardines. Antes de salir corriendo a comprar la podadora y contratar al paisajista, podría anunciar por Facebook creando una página con el nombre del servicio. No habrá mejor evidencia que las llamadas telefónicas pidiendo cotización y contratando el servicio, las mismas que podré solventar subcontratando, hasta que tenga tanto trabajo que amerite comprar mi propia maquinaria y contratar al paisajista. Esto sería empezar liviano. A la vez, me permitirá empezar a jugar en el mercado, identificar los costos de la competencia, el precio, las necesidades de los clientes, su ubicación, sus gustos, etc. Desde esta posición y con ese conocimiento es mucho más fácil ofrecer un servicio diferenciado e innovador.

Si se trata de bienes, una manera es hacer los prototipos a través de maquiladores.

Recuerda que el objetivo es verificar que existe mercado y solventar todas las dudas sobre tu modelo de negocio, así podrás realizar todas las modificaciones y ajustes que te permitirán implementarlo de manera exitosa.

Sin más, ¡manos a la obra!

Publicidad
Gladys Flores

Gladys Flores

Contable, sanchez & Jimenez Asociados

Gracias por su aporte con este artículo, aprovecho el momento para consultar algo, el hacer una prueba piloto conllevaría cumplir con los requisitos legales de hacienda y de la seguridad social, así este planteando una prueba piloto a ver si el producto tendrá o no aceptación en el mercado, gracias de antemano.
Publicidad