PREVIOUS_POST
NEXT_POST

¿Qué factor de protección usas?

Cristina López Perdigó Emprender, un estilo de vida
19 Aug 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1408-euv-que-factor-de-proteccion-usasSi te digo que factor de protección usas, puede que estés pensando en tomar el sol en una de esas playas, a poder ser de arena blanca, con agua azul cristalina, cuatro palmeras llenas de cocos y el sol bañando tu piel, con ese bikini que tanto te favorece (aunque a lo mejor hayas pensado en ir al gimnasio para que te siente aun mejor. . .).

Pues siento descolocarte esa postal tan idílica, pero me refiero al nivel de protección que usas, no contra el sol, sino contra ti, en tu vida y en tu negocio. Las personas tenemos un mecanismo de defensa para protegernos contra todo lo desconocido que se activa automáticamente. Todo lo que sale del ámbito al que estamos familiarizadas de entrada nos produce cierto temor.

Lo que no conoces asusta, si, lo sé, pero por otro lado ¿como van a venir a tu vida cosas extraordinarias si no estás abierta a vivirlas?
Siempre me he preguntado porque nos ponemos en lo peor cuando imaginamos una situación, y aunque nuestras expectativas sean positivas y queramos creer que lo vamos a conseguir, salta nuestro "Pepito Grillo" particular y nos dice: "Y si. . ."

Seguro que puedes encontrar muchos "Y sis. . ."

Y si sale mal. . .
Y si no encuentro clientes. . .
Y si no facturo lo que necesito. . .
Y si no soy buena. . .
Y si no soy lo suficientemente. . .
Pero todos ellos son situaciones hipotéticas que no sabes ni siquiera si van a suceder. ¿Entonces porque pesan más los "Y sis"?
Es absurdo que te diga que solo no son una realidad y que están en tu cabeza, porque eso ya lo sabes, pero aunque lo sepas, no dejas de preguntártelo.

¿Qué puedes hacer entonces para que no te paralice?

Tienes dos opciones

Como es una situación hipotética, puedes pensar que saldrá bien o que saldrá mal, tú eliges. Valora lo que te aporta pensar que saldrá mal, probablemente no te deje avanzar y pienses que no vale la pena ni intentarlo o si crees que saldrá bien te impulsa y te motiva a seguir para conseguir lo que te propones. ¿Para que vas a intentar algo que crees de antemano que no va a salir como quieres? O a lo mejor lo haces, para que no se diga, y para justificar que al menos lo has intentado. . .pero si no lo crees de verdad te sabotearás y acabaras teniendo razón. No saldrá como deseas.

¿Y qué?

Está bien, tienes alguna posibilidad de que no salga como lo habías previsto, ¿y qué? ¿Qué es lo peor que te puede ocurrir?

¿Qué lo tengas que volver a intentar?

¿Qué hagas cambios en tus planes y lo mejores?

¿Qué te sientas satisfecha de lo que has logrado a pesar de no salir como querías?

¿Qué te sirva como aprendizaje y experiencia para no cometer los mismos errores?

Ya sé que fastidia, si te pones en lo peor estarás preparada y puedes tener un plan B. Nadie nace enseñado, así que vete acostumbrando. . .

¿Qué pensarás dentro de unos años?

Dicen que el tiempo pone las cosas en su sitio y que lo cura todo. . .no sé si es así para ti, pero en cualquier caso, si es verdad que viendo las situaciones en perspectiva, te ayuda a minimizar el problema que tienes ahora. Seguro que has vivido situaciones en que cuando las vives te parecen horrorosas, y con el tiempo, relativizas y piensas que quizás no había para tanto. . .piénsalo.

Si no actúas, lo que te queda es seguir como hasta ahora. . .
Puede que las cosas no salgan como habías previsto, pero si has pensado hacer algún cambio, es porque consideras que la situación que tienes actualmente no te convence o puede mejorar (si estuvieras encantada de la vida, feliz, haciendo lo que te gusta, ingresando lo que deseas... a lo mejor no te planteas por el momento cambiar nada. . .)

Así que puedes aventurarte o quedarte como estás, todo depende de qué lado esté la balanza y de que estés dispuesta a pagar el precio necesario. Si sigues como estás, también estás pagando un precio.

No dejar de hacer

Paralizarte y bloquearte es lo peor que puedes hacer, aunque es lo que suele suceder. Cuando el miedo es tal que no nos deja decidir, no nos deja actuar y posponemos las cosas, además de no ver resultados, evidentemente, mina nuestra confianza y nuestra seguridad, haciendo cada vez más complicado creer en nosotras y sentirnos capaces de conseguir lo que nos proponemos. Sin darnos cuenta esa actitud influirá todo lo que hagamos y cómo nos sintamos.

Está bien protegernos, lo hacemos para nuestra subsistencia, y ni siquiera lo pensamos, solo sentimos. Intenta retener esa sensación y no la quieras bloquear, acéptala. Una vez la aceptes intenta entender de qué te quiere proteger, que experiencias has tenido o que te han contado que alimentan esa sensación. Una vez entiendas porque te sientes así, racionaliza, habla con tu Pepito Grillo y dale las gracias por su labor, pero en ese momento tiene que descansar y no tiene motivos para preocuparse. Tú te ocuparas de que salga cómo tú deseas. Gracias, pero ahora no te necesito, y sigues con tu propósito.
Me encantaría que me comentaras si te has encontrado alguna vez en la situación de que tus temores te impidan actuar, yo tengo constantes conversaciones con mi Pepito y cada vez me entiendo mejor con él. . .


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Cristina López (@mentemprendedor), Coach Empresarial y CEO de Mentemprendedora

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad