PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La conducta Pasiva

Maty Palanca El sendero de los deseos
9 Sep 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

B) La conducta Pasiva

Son personas que están enfadadas consigo misma porque saben que los demás se aprovechan de ellas. Se agotan y no tienen mucha energía ni entusiasmo para nada. Suelen tener sentimientos de inseguridad y de inferioridad, que se refuerzan siempre que entra en contacto con una persona agresiva. Esto crea un juego psicológico peligroso donde ambos se refuerzan con sus conductas. Estas conductas pueden haber sido aprendidas en la infancia como un guion psicológico para relacionarse y con el paso del tiempo sigamos haciendo lo mismo de manera inconsciente con falsas creencias y actitudes como la dependencia, victimismo, celos....Si te preguntas porque siempre te relacionas con el mismo tipo de personas, porque siempre pasa lo mismo,...puede que estés viviendo un guion psicológico.

¿Por qué se relacionan así?, ¿qué necesitan?

Estas personas suelen tener un miedo a no ser queridas, necesitan la aprobación de los demás para sentirse validas y tienen miedo a equivocarse. Cuando se relacionan tienden a situarse por debajo de los demás, no al mismo nivel y se sienten frustradas porque se ven por debajo cuando no se dan cuenta, que el problema es donde se sitúan ellas y no los demás. Tiene tanto miedo a que no las acepten que les va ser muy difícil decir no, y no ceder a los deseos de otros. Para ayudarlas, rompe el círculo vicioso de las quejas y motívalos hacia la acción.

Tipos de personas con conducta pasiva:

1. Mediocre: La apatía y la falta de motivación son los principales rasgos de estas personas. La falta de metas le lleva a conformarse con una vida falta de estímulos y si te dejas llevar por ellos te pueden contagiar. No aspiran a crecer por miedo a fracasar, perdiendo la oportunidad de brillar. En la vida puedes hacer dos cosas crecer y decrecer es morir. ¿Qué eliges?

2. Víctimas: Le echan la culpa de todo a los demás. Se sienten maltratados por la vida y abandonados por la suerte. Sus emociones están en manos de otros, por lo que nunca se implican ni responsabilizan para cambiarlas. Necesitan de reconocimiento y aceptación de los demás. Se quejan de forma incesante pero no hacen nada para cambiar la situación. Usan el chantaje emocional, no dicen abiertamente lo que desean sino que se quejan continuamente, busca la compasión de los demás y el protagonismo, para las personas que le rodean puede acabar siendo un lastre por sus constantes lamentos y quejas. No sabe asumir las críticas y se ofende si no le dan la razón en sus penurias. ¿Qué hacer para salir del papel de víctima? Cambia tu percepción. Es difícil sobre todo cuando está alimentado con personas agresivas alrededor ya que potencia esta conducta como hemos visto antes. Lo más importante es darse cuenta de cómo te relacionas y lo que te aportan tus relaciones. Romper con el círculo vicioso de la agresividad te facilitara el proceso ya que no te alimentara más tu victimismo, cambia tu dialogo interno y sobre todo pro actividad. ¡Actúa !

3. Dependientes: Las personas dependientes necesitan a otra persona para sentirse valiosos por lo que actuaran de manera sumisa ante lo deseos de la otra persona. Hay que motivar a estas personas a tener su propio espacio personal y vínculos afectivos. Ayúdala a salir de su zona de confort y hacer actividades nuevas con otras personas.

La Clave para relacionarse con personas con conducta pasiva es la proactividad y abandonar la autointoxicación, cambia tu diálogo interior que te repite una y otra vez los mismos mensajes negativos.

A) La conducta Agresiva

B) La conducta Pasiva

C) La conducta Asertiva

Lee otras publicaciones de este blog:

Publicidad
Publicidad