PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Ser y no pretender

Paloma Romero El nombre de todas las cosas
11 Nov 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Cuando estamos seleccionando candidatos para una nueva vacante hay muchos clientes que principalmente nos piden personas buenas en su trabajo y buenas personas en su vida.

Está por descontado que técnicamente el candidato ha de valer... pero humanamente también ha de hacerlo. Al fin y al cabo la mayor parte del día estamos en la oficina, y necesitamos rodearnos de gente que sea buena.

Cuando hacemos una entrevista de trabajo y todo nuestro afán es hacer ver que técnicamente somos excelentes nos quedamos SIN NINGUNA DUDA cojos en la información que estamos dando acerca de nosotros.

En la entrevista también hemos de mostrar cómo somos desde un punto de vista informal.

Atrás queda el buscar autómatas perfectos para trabajos que, sin ninguna duda también, son imperfectos.

Prefiero trabajar con un humano que con un ser perfecto (o que se cree perfecto), básicamente por que a mi me duele la cabeza, me pongo enferma, se me rompe la lavadora, a veces me tropiezo por la calle, me emociono cuando las cosas salen bien, me gusta que me feliciten, agradezco que me ayuden, sentirme parte de un equipo... y tener la posibilidad de decir que no llego, que necesito ayuda o que me faltan las fuerzas.

Es sumamente importante ser uno mismo en la entrevista, esto no quiere decir que se tenga que hacer una lista de las cosas buenas y malas, es simplemente ser normal y no pretender ser otra cosa.

A demás todo, todo, todo, todo, todo, el que pretende ser algo que no es... canta, y los que nos dedicamos a buscar candidatos estamos acostumbrados a verlo.

Publicidad
Publicidad